10 errores a evitar en la Behobia – San Sebastian

Que la masiva, despiporrante y mítica Behobia San Sebastían es una pedazo de carrera tanto el plano deportivo como ambiental y organizativo, en eso no hay debate. Que, además es una prueba desafiante, donde puedes pasar en un momento de saborear la gloria a morder el polvo, es algo que solo comprendes a base de batacazos.

Justo por ese motivo, porque la letra con sangre entra y para comenzar a daros la brasa con esta mítica carrera (caerán un par de entradas más sobre ella antes del día de la prueba), he recopilado los, para mí, más frecuentes errores que cometemos cuando nos enfrentamos a los 20 kilometrazos que van de Irun a Donosti. Aquí te los paso, intenta no repetirlos (que ya con que lo haga yo es suficiente)!

AH! TIENES UNA SECCIÓN CON TODAS LAS ENTRADAS, ANÁLISIS, CRÓNICAS Y CONSEJOS RECOPILADOS DE LA #BEHOBIASS

Vengas a hacerla a tope o más tranquilo: que no la disfrutes

Y es que como Behobia – San Sebastian  no hay nada igual (aquí lo puedes comprobar).

Como ya dije en su momento: “Más que una carrera, es una auténtica celebración; más que una celebración, es un pequeño ritual. Y por mucho que intente convencerte yo, mejor que lo haga un oriundo como Miguel, Otro loco que corre, que capta toda esa esencia en esta maravilla de escrito“.

La Behobia es una comunión total entre corredores, afición y voluntarios. Una forma de reivindicar el deporte como uno de los mejores vínculos sociales que existen. Y también, una experiencia única que cualquiera que se ponga el dorsal merece disfrutarla de principio a fin.

Es por eso que debes tener clarísimo el plan del día a la hora de competirla y que en esa ecuación debe entrar el factor de que te dejes maravillar por el ambiente de la carrera.

¿De qué te sirve cruzar la meta agonizando pero con marca (o agonizando pero con medalla) si en el transcurso de los 20 km previos no has podido ser partícipe de una de las mayores fiestas que tenemos en el mundillo del atletismo popular? Lo trascendente: que el recuerdo que te quede sea tan positivo como para dejarte huella.

…Pero, ojo, con dejarse llevar por los ánimos de la gente

Que no se me malinterprete: adoro que la gente salga a animar y que tú además les respondas agradeciéndoles el gesto; no van por ahí los tiros. Me refiero a eso de que En Behobia no corres tú, es la gente la que te lleva en volandas, que en su versión más extrema significa dejarte influir a la hora de correr por el furor popular y acabar acelerando más de la cuenta a través de un estado de euforia que nubla el hecho principal: te tienes que tragar un desayuno de 20 km lleno de cuestas y, posiblemente, con un tiempo de perros.

La estrategia debe ser clara y no debes caer en los cantos de sirena de venirte arriba porque la gente te empuja con sus ánimos, porque si no lo acabarás pagando mucho, la carrera se te hará eterna y lo que era un momento de felicidad absoluta rodeado de miles de animadores resultará un camino agónico y pedregoso con miles de testigos a los que ni podrás levantar la cabeza para agradecerles su colaboración.

No estar al tanto de la méteo (y obsesionarte demasiado con ella) 

Siempre hay que estar alerta con la previsión meteorológica. Y es que la Behobia – San Sebastian lleva la lluvia en su ADN en el 90% de las ocasiones, pero hasta ha habido algún año que el calor ha causado, lamentablemente, estragos.

Por eso es importante saber a qué te vas a enfrentar ese día y aceptar que esta es una carrera muy marcada por la meteorología respecto a la mayoría de las que solemos correr. Tu estrategia también debe adaptarse a ello, tanto para solventarla sin que te deje secuelas físicas de más como a la hora de saber que el crono no es lo más importante. Algunos consejos:

  • Prepara a conciencia la ropa de…
    • Antes: para no pasar frío o que te cale la lluvia.
    • Durante: lo más cómoda posible y adaptada a la temperatura que vas a sentir corriendo no a la que sientas antes de correr. Gorra y guantes quizá te sean necesarios según el escenario.
    • Después: ropa de recambio y prendas extras para que no te cale ni el frío ni la lluvia. 
  • El calzado que sea cómodo y con suela que no resbale a las primeras de cambio. Que los patinazos y las posibles caídas y lesiones en días de lluvia es algo habitual.
  • Vaselina en las zonas conflictivas para evitar rozaduras.
  • No te olvides de avituallar: aún en días de lluvia es muy necesario porque fisiológicamente la demanda es alta tanto de líquido como de sólido. Ya ni te cuento en días de calor.

Por otra parte, tras saber qué tiempo vas a tener el día de la carrera, tampoco tienes que obsesionarte: ve a lo seguro, con antelación y no te ralles porque vaya a llover o hacer un día más caluroso de lo normal. Es parte de la esencia de la Behobia y, sencillamente, con ponerle un poco de atención y soluciones fáciles será algo que condiciona la carrera pero no la experiencia.

Meter la pata con tu dorsal y el cajón de salida (¡llega pronto!)

No es asunto baladí. La Behobia es una carrera con una obsesión por los detalles y una severidad en su control para que organizativamente todo funcione como la seda que no te deja pasar ni una: comprueba nada más recoger tu dorsal que el cajón que indica es el que te correspondería por marca.

En caso de que no sea así, directo a Incidencias para, con pruebas (o sea, mostrando tu historial de marcas dentro de las carreras que ellos crean que se pueden homologar) te cambien al cajón que te corresponda. Si no lo consigues, ni se te ocurra salir de ese cajón de dónde te gustaría partir porque automáticamente te darán en las clasificaciones por descalificado.

Segundo: no apures hasta ultimísima hora para llegar a Irún y aún menos a tu cajón de salida porque los horarios los cumplen a rajatabla y cada salida de más que se de después de la que te tocaba significa tener que correr con gente que tiene ritmos diferentes al tuyo y, por lo tanto. complicaciones para encontrar un hueco que te permita ir cómodo y a gusto.

No hacer caso al perfil del recorrido…

Y aquí ya te digo que es vital tenerlo en cuenta. Un circuito rompepiernas con varias subidas realmente exigentes, bajadas traicioneramente rápidas y tramos que parece que sean llanos pero acaban siendo sinuosos y hasta agotadores.

Estudiarse el perfil de carrera es vital, saber dónde toca regular, donde recuperar el resuello y dónde poder dar un poco de gas será vital para llegar al final de carrera con la sensación que lo hemos dado todo y no hemos caído en el sufrimiento gratuito.

Una, creo, buena forma de planteártela es dividiéndola en cuatro sectores (por cierto, a partir de ahora: puntos kilométricos aproximados):

  • Del km 1 al 7,2 (de la salida a la cima de Gaintxurizketa): Zona de subes y bajas desde Irún y que se acaba coronando el mítico y muy duro Gaintxurizketa. Este tramo es de toma de contacto, de ir a un ritmo muy cómodo, de no envalentonarse en las bajadas y de buscar un ritmo cómodo e ir regulando en las subidas. RESERVAR
  • Del km 7,2 a 12,2 (de Gaintxurizketa a la base de Capuchinos): Cinco kilómetros muy favorables (más allá de algún momento corto de falso llaneo) en los que se puede correr muchísimo pero donde mantener la cabeza fría es muy importante: puedes meter una marcha más pero siempre con la sensación de que te guardas dos. RITMO RÁPIDO SIN FORZAR

  • Del km 12,2 al km 16,8 (De capuchinos a la cima de Miracruz): Comienza ascendiendo la corta pero dura rampa de Capuchinos (el final hace bastante pupa) y se termina coronando otro de las grandes cimas de la Behobia: el alto de Miracruz. Por el medio terreno sinuoso pero no especialmente duro que se deja correr bien. RESERVAR
  • Del km 16,8 a 20 (de Miracruz a meta): ¡Queda el descenso suave pero con sorpresa (que a mitad de tramo hay una suave subida que se nos puede hacer bola si vamos algo pasados) por el Gros hasta Zurriola, y desde ahí la larga recta de algo más de un km a meta en paralelo al mar. RÁPIDO PERO CON CABEZA

behobia-san-sebastian-fotos-34

Ir demasiado pegado a la liebres en los primeros km

Si buscas una marca en concreto, creo que te van a ser de gran ayuda. Es opinión generalizada que hacen un trabajo excepcional porque se saben el recorrido de pe a pa y saben donde toca regular y donde dar gas para llevar al máximo número de corredores a meta con éxito. Para que veas su implicación, aquí tienes este bonito texto de una de las liebres de 2 horas.

Pero ten en cuenta esta ecuación:

Carrera masiva + carrera ideal para buscar marca + mucha gente motivada = una marabunta alrededor de las liebres.

Y eso, que se hace todo lo posible para que puedas aprovechar su ritmo sin que la sensación de agobio sea omnipresente con lo de las salidas separadas en el tiempo y un control estricto de los cajones de salida (se corre bastante bien al inicio, más allá de algo de embudo en avenida Nafarroa). Hasta ahí va bien, pero siendo tantos corredores está claro que un buen montón, al menos en la primera mitad de carrera, van a agruparse en muy pocos metros para seguir a las liebres. ¿Eso qué genera? Correr incómodo ya que has de ir cada dos por tres rectificando el paso, empujones involuntarios, tensión innecesaria y un gasto físico y mental enorme.

Evítalo yendo al principio (el primer tercio de carrera) unos pocos metros detrás de ellas (o delante, pero siempre dejando un margen para que la liebre pueda hacer su trabajo sin encontrar obstáculos humanos que le retrasen).

Que creas que beber de vaso es lo mismo que de botella

Por temas de sostenibilidad cada vez se estila más lo del vaso (y Behobia fue de las primeras en implementarlo) pero aún en la mayoría de carreras que conocemos en los avituallamientos se suele servir el agua en botella y ello significaba que también vas a poder llevártela encima durante un tiempo y que se coge más fácilmente.

Aquí te tienes que mentalizar que vas a beber justo en lo que puedas ingerir en ese punto (así que no te cortes en repetir si te ves sediento, hay agua a espuertas) y ya tendrás que esperarte hasta el siguiente avituallamiento (que, por suerte, son muy frecuentes: siete en carrera más el de meta). La técnica de la ingesta en vaso requiere cierta pericia, es por eso que la organización colgó este vídeo para que puedas guiarte.

No te los saltes y si hay que perder algunos segundos para que salgas de allí bien hidratado, hazlo.

Pensar que ya está todo hecho al coronar Miracruz

Km 17. Ya me he sacado de encima esa agonía de subida que es Miracruz, la última dificultad del día, y…

… y como asumes que ya estás pisando San Sebastian la meta está a la vuelta de la esquina… Y aún te quedan 4 kilometrazos y no tan fáciles como presupones. Recuerda que aún hay una subida en el km 18 no muy exigente pero de las que torturan si vas justo de fuerzas y que al final el viento en Zurriola te puede amargar los últimos metros de carrera. No te flipes!!!!

Fiarte de los arcos inflables para situar la meta

Que son un buen montón tal y como indica el buenazo de Novatillo Total. Como te pongas a sprintar nada más ver el primero… La castaña de los últimos metros va a ser histórica y te va a acabar adelantando hasta el apuntador.

Mejor si te fías de esta otra referencia: tras pasar el puente del Kursaal te quedan unos 200 metros aproximadamente hasta la línea de meta.

10· Largarte tras cruzar meta sin disfrutar del ambiente final

Porque te vas a perder la posibilidad de vivir los últimos metros del resto de compañeros, animarlos en carrera y ser partícipe desde el otro lado de lo que significa la Behobia. Para mí es un momento imprescindible que corona un gran experiencia. Así que te paso mi planning tras cruzar la línea de meta por si lo quieres replicar:

  • Celebras la victoria y te cuelgas tu merecida medalla.
  • Recoges el avituallamiento.
  • Que no se te olvide agradecer la labor de los voluntarios!!!
  • Vas al guardarropa y te abrigas o te cambias de ropa, hay que evitar pillar una pulmonía.
  • Te vas a la carpa a encontrarte con los tuyos, darte un masaje, comer un poco más, contar batallitas con otros corredores…
  • Tiras todas tus sobras y desperdicios en las papeleras (o te las guardas). Devolvamos el favor a Donosti manteniéndola limpia.
  • Te vas al último kilómetro a animar al resto de corredores que van llegando a meta. Te aseguro que son momentos de piel de gallina.

EXTRA· Y aquí todo lo necesario para plantear tu carrera

Y es que en esta entrada te detallo el circuito casi al milímetro y tienes una guía con todo lo necesario (de cómo llegar a la zona de salida a qué hacer tras cruzar la meta, estrategia de carrera, cajones de salida, servicios, ritmos…). *Ojo, versión 2018 (aún por actualizar algunos horarios y ubicaciones).

BEHOBIA SAN SEBASTIAN: CONSEJOS EXPRÉS

Además de que la web de Behobia va sobrada de información que puedes consultar aquí, en esta entrada tienes una recopilación de artículos de gente que sabe de Behobia mil veces más que yo.

LINKS Y BLOGS DE INTERÉS

LINKS BLOGS INTERES BEHOBIA SAN SEBASTIAN

Por si quieres saber qué te vas a encontrar, tienes una crónica/análisis de la edición del año pasado y varios álbums de fotos.

A EXAMEN: BEHOBIA – SAN SEBASTIÁN

A examen Behobia

Y aquí he intentado condensar la mayoría de esas sensaciones / emociones / juicios en un recorrido físico-emocional (ya que no es lo mismo correrla con espíritu competitivo que con la voluntad de empaparte de un ambiente inigualable) de una carrera donde cada uno de los que la hacen realidad (corredores, afición, voluntarios y organizadores) ponen su grano de arena para mantener ese espíritu intacto.

Cómo se vive la Behobia – San Sebastián

Y todo lo anterior lo tienes recopilado en el siguiente link:

CONSEJOS – CRÓNICAS: #BEHOBIASS

CABECERA BEHOBIA SAN SEBASTIAN

_

Deja un comentario (si quieres)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s