El mundial de motociclismo abre gas

motogp.com

Y lo hace con más candidatos al título que nunca. Los artículos de MotoGP, Moto2 y 125. Y todoel tocho junto detras del click.

Los Pilotos de MotoGP, uno a uno

Pistoletazo de salida al campeonato de MotoGP más disputado de los últimos años. El primero después del aterrizaje de Valentino Rossi en Ducati, el mayor sueño de los tifossi. El primero, desde hace mucho tiempo, en que las Honda son la marca puntera. El primero en el que Jorge Lorenzo tiene que defender su trono. Un grupo de favoritos que este año se amplia aún más con el auge de otros grandes pilotos como Ben Spies o Marco Simoncelli.

Jorge Lorenzo (Yamaha Factory Racing)

El flamante campeón de 2010, el piloto que hizo hincar la rodilla a Valentino Rossi con sus propias armas, se presenta ante su mayor reto: volver a conquistar el Mundial pero esta vez teniendo a su cargo la responsabilidad del desarrollo de la Yamaha M1. Sus rivales llegan este año al campeonato con sus mejores armas (Stoner y Pedrosa van como un tiro con sus Honda) y además tendrá que lidiar en su propio box con un hueso duro de roer, el tejano Ben Spies, y las ansias  de revancha de Il dottore. Su mentalidad ganadora y calidad en el pilotaje deberán suplir la falta de velocidad de su motocicleta y confirmarlo como el gran favorito al título.

Dani Pedrosa (Repsol Honda Team)

De los cuatro magníficos de la categoría (Rossi, Lorenzo, Stoner y él) es el único que aún no ha conseguido el título en la máxima categoría. Este año con una moto acorde a sus características y con una pretemporada en la que las le lesiones le han respetado, ha demostrado en todos los test que esta vez si que tiene opciones serias para conquistar el mundial. La confrontación con su nuevo compañero de equipo, Casey Stoner, es una presión añadida, pero le ha venido de perlas obligándole a exprimirse al máximo. La intensa labor de gimnasio para ganar musculatura y algo de peso, (su gran handicap, tiene la menor complexión física de la categoría) es claro síntoma de que este año va a por todas.

Casey Stoner (Repsol Honda Team)

Nada más montarse a lomos de la flamante nueva Honda ya la llevó a sus límites, confirmando que es rápido bajo cualquier circunstancia. Su irregularidad y fragilidad mental, son su único talón de Aquiles. Algo que Livio Suppo, el ‘team manager’ de Honda (y anteriormente su padrino en Ducati), sabe perfectamente como corregir. Después de arrasar en los tests de pretemporada, se ha erigido como el principal favorito, junto a Lorenzo, para hacerse con el cetro mundial. Un título que ansia para desmentir esa leyenda que proclama que la consecución del mundial de 2007 fue gracias a las diferencias entre su moto y sus neumáticos con las del resto de pilotos.

Valentino Rossi (Ducati Team)

La gran incógnita de este año. El gran dominador de la categoría ,y para muchos el mejor piloto de la historia del motociclismo, ha asumido el reto más grande de su carrera. Aún más que la machada de abandonar la imponente Honda para llevar a la cima a su gran rival nipona Yamaha, que llevaba más de una década el dique seco (desde el glorioso triplete de Wayne Rainey). Cambia de nuevo de equipo, pero esta vez con 32 años y una lesión de hombro de la que no acaba de recuperarse del todo. El de Tavullia sabe que pasan los años y que la nueva generación, empezando por su excompañero Jorge Lorenzo, ha comenzado a perderle el respeto. Pero que nadie le de por vencido. Si no puede ser esta campaña (su adaptación a la Ducati está resultando más dificultosa de lo que se preveía), seguro que el año que viene volverá a ser el máximo candidato a llevarse un nuevo mundial.

Andrea Dovizioso (Repsol Honda Team)

Todos los expertos inciden con Dovi en que después de Pedrosa es el piloto más fino de la parrilla. De talento nato y batallador incansable, realizó una impecable temporada en 2004 en el cuarto de litro que le permitió conseguir su único título mundial. Luchó incansablemente en 250 contra Jorge Lorenzo con una moto claramente inferior y se llevó para MotoGP un par de subcampeonatos.  Y en su llegada a la categoría reina las expectativas eran muy altas, saltando en su segundo año al equipo oficial Honda Repsol. Pero le ha tocado convivir con una generación de pilotos que están un peldaño por encima y que sólo le han permitido colarse en lo más alto del podium en una sóla carrera en tres años. Tiró de la letra pequeña de su contrato para mantenerse este temporada en el seno del equipo oficial. Y esta vez se verá obligado a arriesgar aún más si quiere estar a la altura de Stoner o Pedrosa.

Ben Spies (Yamaha Factory Racing)

Tras un año rodando intensamente para llegar en 2011 en óptimas condiciones, ingresa en el equipo oficial Yamaha este talentoso tejano (que ya en su única participación del mundial de Superbikes se proclamó campeón) para luchar de tú a tú con los de arriba. Si ya en los test de pretemporada se puso a la altura de su compañero de box, Jorge Lorenzo, el ‘codos’ (su apodo surgido por su particular forma de pilotar las motos, con los brazos abiertos), deberá confirmar estas buenas sensaciones a lo largo de la temporada. Algo de lo que está completamente convencido el sin par Kevin Schwantz, su padrino en el mundial. Talentoso y agresivo, está en esa edad de madurez en la que deben fructificar los resultados y forzar a ampliar el término de los cuatromagníficos a uno más.

Nicky Hayden (Ducati Team)

Ducati fichó a Nicky Hayden al constatar que sólo Casey Stoner era capaz de llevar al límite ese cohete que es la Desmosedici. Un revulsivo pensando que dos estilos similares (aunque el de Kentucky abusa mucho del derrape) serviría para acabar con las especulaciones de lo difícil que era conducir la motocicleta. Pero estilos similares no significa niveles similares. Y Hayden , a pesar de llevar el mismo número de mundiales en la categoría reina que el australiano, está un peldaño por debajo.  El campeón del mundo de 2006 afronta su tercera temporada en el equipo oficial sin acabar de pillarle el punto a su motocicleta. Cada vez más en la picota por sus resultados, esta temporada será crucial para él, con Il Dottore Rossi de compañero y el salto de calidad que se le supone a la marca tras su aterrizaje. Si no es así, tendrá muy difícil mantenerse en el equipo, que estos últimos años le ha connfirmado, en parte, a las ambiciones comerciales que los italianos tienen en el mercado estadounidense.

Marco Simoncelli (San Carlo Honda Gresini)

El gran tapado de la presente edición. El chico del pelo menos práctico del mundial es un gran talento que, más allá de sus trifulcas deportivas, se ha estabilidazado con el paso de los años. Habiéndose ganado la moto oficial (aunque no su inclusión en el equipo), seguramente estará luchando por las victorias, tras una gran pretemporada rubricada con el mejor tiempo en el circuito de Sepang. Si continúa  esta evolución no sería de extrañar que sea el piloto que sustituya a Rossi en el corazón de los italianos, cuando éste se retire.

Randy DePuniet (Pramac Racing Team Ducati)

Los problemas dentro del box del LCR Honda fueron el detonante de que este año haya acabado en Pramac Ducati. Y eso habiendo mejorado sus resultados (un noveno puesto final con una moto privada) respecto a la campaña anterior.  El francés llega a la marca italiana con dos pódiums como mejor resultado en cinco años en la categoría y con el objetivo de igualar o superar las marcas de los últimos años.

Colin Edwards (Monster Yamaha Tech 3)

El gran veterano de MotoGP, junto a Loris Capirossi, ve como su gran objetivo, ganar un gran premio, se aleja con el paso de los años y que las oportunidades para conseguirlo comienzan a escasear. Él tejano siempre comenta que no puede volver a su país sin esa victoria por la que tanto ha luchado y que en algunas ocasiones se le ha escapado de las manos en la misma recta de meta (como le sucedió en el circuito de Assen en 2006 en una brutal última vuelta con Nicky Hayden). Así que más allá de su labor de equipo para mejorar la Yamaha M1, su misión residirá en sacarse esa espina esta temporada.

Álvaro Bautista (Rizla Suzuki)

En su segundo año en la categoría reina se ha marcado un objetivo ambicioso pero totalmente asumible para un piloto de su calidad: estar entre los ochos primeros de la clasificación. Ya como único integrante de Suzuki y por lo tanto como el líder del equipo (un equipo bastante modesto, todo sea dicho) deberá cubrir con talento la poca evolución de su motocicleta. En las últimas carreras del año ha demostrado que puede estar luchando de tú a tú en ese concurrido grupo que corre justo detrás de los cuatro magníficos. Lamentablemente una lesión en forma de rotura de tibia en los entrenamientos libres del GP de Catar le obligará a perderse las tres primeras carreras del año.

Hector Barberà (Mapfre Aspar Team) Ducati

En su segunda temporada en MotoGP gracias al Aspar Racing (y a la renuncia de Bautista que prefirió ser cabeza de ratón en Suzuki que cola de león en Ducati), Barberá tiene como objetivo entrar constantemente entre los 10 primeros, una tarea difícil, dado el nivel, pero no imposible. Los entrenos oficiales del GP de Catar han sido sensacionales, firmando un magnífica sexta posición y consolidándose como la mejor Ducati de la parrilla. Si mantiene esta tónica a lo largo de la temporada no tendría ninguna dificultad de mantenerse un año más en una categoría donde están muy disputadas las plazas.

Hiroshi Aoyama (San Carlo Honda Gresini)

El japonés, que llevaba estos días un brazalete negro en señal de duelo por la tragedía de su país,  tuvo una temporada discreta y marcada por una lesión, pero ahora con material oficial está demostrando que es un piloto más que notable y por qué es el merecido ganador del último mundial de 250 cc. Tomando el testigo del malogrado Daijiroh Katoh como la gran esperanza japonesa, Honda lo está mimando con vistas a que en un futuro próximo pueda estar en liza con los grandes.

Loris Capirossi (Pramac Racing Team Ducati)

El abuelo del mundial le saca casi 22 años a Maverick Viñales (el más joven del paddock), las mismas temporadas que lleva en el mundial de motociclismo. Un clásico absoluto, de esos pilotos que pueden hablar sólo con sus números. A saber: tres campeonatos del mundo (dos en 125 y uno en 250), otro más que se le escapó en un duelo fatídico con Tetsuya Harada al ser victima de los nervios, 29 victorias, 99 pódiums y 315 grandes premios disputados. Datos que no omiten la realidad de que estas dos últimas temporadas está viviendo de rentas. La amistad y confianza que Valentino Rossi tiene hacía él le ha servido para recalar en Pramac Ducati con el fin de ser una referencia y un buen banco de pruebas con la poco domable Desmosedici.

Tony Elías (LCR Honda)

Los que opinan que debería haber aguantado un año más en Moto2 para entonces aspirar en 2012 a una mejor montura (con la llegada de las 1.000cc a MotoGP), se armaran de razones tras ver sus pobres resultados en los test previos al mundial. Y es que el de Manresa está protagonizando unos entrenamientos muy discretos quedándose al final de la parrilla a 4 segundos de la cabeza. Un mundo.Elías es un piloto talentoso, sólo hay  que ver con la suficiencia con que ganó Moto2 el año pasado. El paso traumático de bajar de categoría, (descender un escalafón en el motociclismo siempre lo es, por la incertidumbre de si será definitivo en una carrera profesional) se saldó con un triunfo impecable mostrando galones y dominio. Pero sus dificultades a la hora de poner a punto la moto suelen hechar por tierra cualquier posibilidad de hacer una buena campaña en la mayoría de competiciones. Si consigue poner a punto su Honda justo a tiempo no sería de extrañar verlo cruzar la meta entre los 10 primeros, su gran objetivo.

Cal Crutchlow (Monster Yamaha Tech 3)

El flamante ganador de Supersport en 2009 y el quinto puesto en la edición de Superbikes del año pasado convenció a Tech 3 para cubrir la baja de Ben Spies. El inglés deberá afrontar una campaña en la que deberá responder con resultados las comparaciones con el magnífico piloto estadounidense, y a la vez luchar por quedar delante de su compañero de box, un Edwards bregado en mil batallas. Su pretemporada ha sido correcta, contando que es su primera experiencia mundialista, y sólo el tiempo determinará si el de Coventry puede engrosar ese grupo de pilotos que han demostrado su calidad tras saltar del campeonato de motos de serie (como Troy Bayliss o el propio Spies) o se disuelve como tantos otros (como Chris Vermeulen o James Toseland).

Karel Abraham (Cardion AB Motoracing)

Reprobado incomprensiblemente por comprar (que no robar) su plaza en MotoGP con el argumento de que hay mejores pilotos en Moto2 para hacer el salto a la categoría reina, Karel Abraham calló muchas de esas voces críticas ganado la última carrera de Moto2 de la temporada pasada. Y es que el checo es un piloto bueno aunque no puntero, y ha dado el salto sin despuntar del todo en la cilindrada media. Su objetivo en la máxima categoría debería ser rodar y, si las cosas van bien, disputar las posiciones del 10 al 15. Porque lo de conseguir puntos es fácil, sólo hace falta que no acaben dos pilotos.

Los favoritos en Moto2

 

 

 

 

 

 

Moto2 afronta su segundo año de existencia con la incógnita ya resuelta: se ha convertido en el revulsivo que la categoría media necesitaba para aportar emoción y competencia entre los pilotos. La reducción de costes, el motor único y una forma más artesanal de llevar un equipo han conseguido que la oferta por inscribirse en  la categoría supere con creces la demanda. El reto de la presente edición estará en centrarse en mejorar aquellos puntos negros que aportan la masificación de pilotos (38, ni más ni menos), como las salidas caóticas. Con el salto del reciente campeón Tony Elías a MotoGP, la batalla por el campeonato está más abierta que nunca. Julián Simón, Stefan Bradl, Andrea Ianonne y ¿por qué no? Marc Márquez son claros candidatos a suceder en el trono al manresano.

Julián Simón (Mapfre Aspar Team)

El año pasado tuvo problemas de adaptación en una categoría donde la igualdad de motor es santo y seña, teniendo que cambiar de chasis (de RSV a Suter) cuando se habían disputado tan sólo dos carreras. Para cuando consiguió enderezar el rumbo ya era demasiado tarde y sólo le quedaba luchar por el subcampeonato con el italiano Andrea Iannone. Su buena pretemporada indica que esta vez si que va a salir con todo en su sitio desde el principio para disputar las carreras (su asignatura pendiente: aún no ha ganado ningún premio, ni en sus dos años en 250 cc ni el pasado en Moto2), y que es su gran oportunidad para sumar su primer título en la categoría media. Una forma magnífica de rubricar su más que probable salto a MotoGp el año que viene.

Andrea Iannone (Fimmco Speed Up)

El principal rival de Julián Simon será, junto a Stefan Bradl, este excelente piloto, algo díscolo y problemático en carrera, pero con un talento descomunal encima de la moto. Sus ansias de victoria le han pasado alguna mala jugada (como ser penalizado por no atender a las órdenes de carrera) y fueron determinantes para que no pudiese entrar en liza con Elías y perder el subcampeonato con Simón. Sabe que tiene la moto a punto desde el año pasado, que ya iba como un tiro (tanto que algunos dudaron de su legalidad) y la gran virtud de ser uno de los que más arriesgan y triunfan en los adelantamientos. Desde Marco Simoncelli no salía en Italia un piloto con semejante categoría.

Stefan Bradl (Viessmann Kiefer Racing)

El alemán vivió el año pasado un debut en Moto2 marcado por los extremos. De sellar con un rosco su primera carrera y caerse practicando motocross a media temporada (lo que le privó de correr en Montmeló), a trazar una recta final con los mejores… Y ganar la penúltima carrera… Y abandonar en la última. Pero quedémonos con lo positivo. Y eso es que esta pretemporada ha  confirmado que se ha adaptado totalmente al chasis de su Kalex, rodando rápido desde el principio. Los expertos vaticinan que estará disputándole a Ianonne y Simón el mundial.

Thomas Luthi (Interwetten Moriwaki Racing)

El ganador de improviso en 125 de 2005 no ha acabado de cuajar en la categoría media todo lo que a él le hubiese gustado. Casi siempre con los de delante pero nunca siendo una amenaza real. Sabedor que el año que viene por fin podrá dar el salto a MotoGP con la llegada de las 1.000 cc y la consecuente reducción de costes (ya lo intentó el año pasado apoyándose en sus potentes sponsors y no lo logró), encara esta temporada como una gran oportunidad para mejorar el cuarto puesto de 2010, su mejor posición en la categoría media. Y eso a pesar de no haber conseguido ninguna victoria. Al suizo nunca se le debe descartar, algo que ya supo el pobre Mika Kallio en ese disputado campeonato de 2005, y menos de salida.

Marc Márquez (Catalunya Caixa Repsol)

El flamante campeón de 125 cc insiste en que este año sigue siendo el de adaptación y que no se le puede pedir resultados de buenas a primeras. Pero todo el mundo sabe que los fuera de serie, como es el chico de Cervera, suelen  estar por encima de lo que a un humano se le reclama. Su fenomenal adaptación a la nueva categoría está dejando al paddock boquiabierto y hay quien empieza a comparar su trayectoria a la de un tal Dani Pedrosa en su salto a 250 (ganó en su primer año tras vencer el anterior en 125 cc). Precisamente, comparte con el piloto de Castellar la finura en el pilotaje y con el gran rival de este, Jorge Lorenzo, su arrojo y determinación en los adelantamientos. No sería extraño verle luchar por las victorias y, quien sabe, también por el mundial.

Scott Redding (Marc VDS Racing Team)

La otra gran perla entre los jóvenes de la categoría media es este inglés que ya dio el salto a Moto2 el año pasado al comprobar que con el estirón las 125 se le quedaba en poco más que unas pocketbikes. Y sólo necesitó cinco carreras para atreverse a retar a los mayores en la cabeza. Algo que no debería extrañar si hablamos del piloto más joven en vencer en un Gran Premio (15 años y 170 días), el mismo día que Márquez se convertía en el español más joven en subir al podio. Este año seguro que estará luchando por las victorias y posiblemente por el campeonato. Pero eso no corre aun prisa. Con 18 años aún le quedan muchas batallas que lidiar. Sin lugar a dudas, la gran promesa del motociclismo inglés junto a …

Bradley Smith (Tech 3 Racing)

… el rollizo chico de Oxford. Smith se quedó rezagado en su segundo año en el equipo de Aspar en el cuarto de litro (le fue imposible hacer sombra al trío  Espargaró-Terol-Márquez hasta bien entrada la temporada), tras su flamante subcampeonato de 2009. Pero nadie duda del talento del inglés al que se le valora sobre todo su profesionalidad y sacrificio en la pista, a pesar de tener bastante mala suerte y caídas por querer ir un paso más allá de sus posibilidades. Será su primer año en Moto2 y en una escudería que no conoce. Quizá sea aventurado ponerlo en el grupo de favoritos, pero cuando se familiarice con la categoría puede dar la sorpresa, ganar alguna carrera y sumar puntos para estar con los mejores.

Mika Kallio (Marc VDS Racing Team)

La carrera del finés siempre ha sido complicada y llena de avatares. En 2005, a lomos de una KTM, Luthi le birló el título mundial de 125, en parte gracias a que su compañero de equipo Gabor Talmacsi le robó unos puntos de oro en una carrera que ambos dominaban tranquilamente. Al año siguiente volvió a repetir subcampeonato claudicando ante un Álvaro Bautista claramente superior. De ahí a su salto a 250 cc, rozando la proeza de ser el primer piloto en conseguir el título mundial para la marca austriaca. Sueño que se esfumó tras una segunda parte de temporada aciaga . Sus dos años en MotoGP seguramente prefiera olvidarlos, por sus pobres resultados y por la humillación final de ver como Ducati le retiraba la moto en favor de un talludito Carlos Checa, a tan sólo dos carreras de acabar el campeonato.  Y aún así, Kallio ha sido mucho mejor que algunos de esos pilotos que le han pasado la mano por la cara, y hay que tenerlo siempre en cuenta si se le da buen material y confianza.

Yuki Takahashi (Gresini Racing Moto2)

Magnífico piloto, algo loco e irregular (capaz de encadenar podios con carreras mediocres) pero, a su vez, valiente y rápido, este año hereda la moto con la que Toni Elías conquistó el primer Mundial de Moto2. Gresini ha apostado fuerte por él. Un chico que se conoce al dedillo la categoría (lleva desde 2002 compitiendo en 250cc/Moto2, a excepción de 2009 donde dio el salto a MotoGP) y que si se centra en un objetivo claro puede ser un serio candidato y un duro hueso para Simon, Bradl y compañía.

Alex De Angelis (RSM Team Scot)

Después del mal trago de la tragedia de Tomizawa (fue, junto a Scott Redding, uno de los implicados en el accidente en el que el japonés perdió la vida), De Angelis se postula como un piloto de esos que si la maquina le acompaña puede estar ahí arriba. Él y Elías, fueron los grandes damnificados de la escabechina de pilotos que Honda Gresini preparó para 2010, viéndose ambos obligados a  recalar en Moto2. Al menos el piloto de San Marino se pudo quitar el mono de MotoGP durante tres carreras tras ser llamado para sustituir a un lesionado Hiroshi Aoyama. Pero como en el motociclismo no existen las excedencias, al volver tuvo bastante dificultades para encontrar una montura donde pilotar. Al final el Team Jir lo acogió en su seno y De Angelis les recompensó con dos podium y una victoria en Phillip Island. Su gran baza es la experiencia, pero aún debe controlar esos brotes impetuosos que le llevan a besar más de la cuenta el pavimento.

Kenan Sofuoglo (Tecnomag-CIP)

En sólo una carrera el doble vencedor del Campeonato del Mundo de SuperSport convenció a todo al paddock. Me refiero, claro, a su  espectacular debut en el Gran Premio de Portugal de la temporada pasada. Tras una fulgurante salida y varios adelantamientos de infarto se colocó primero y empezó a marcar distancias con el resto hasta que sus ruedas dejaron de responderle. Entonces se hundió, pero ya por una cuestión de orgullo tiro de casta y resurgió firmando un muy meritorio quinto puesto. Y es que si por algo destaca este turco es por su valentía, pundonor y por nunca arrojar la toalla. Algo que sorprende en un piloto que ha tenido que superar la trágica muerte de sus otros dos hermanos pilotos en sendos accidentes. Uno de los grandes favoritos a poco que sepa mimar un poco más su Suter.

Simoni Corsi (Ioda Racing Project)

Subcampeón de 125 cc en 2008, la temporada pasada firmó un magnífico quinto puesto en Moto2 que demuestra que es de los que se acoplan a los cambios si se entiende con su equipo. Algo que no le sucedió en su asalto por el trono en 2009, donde a mitad de temporada tuvo que cambiar de equipo para que llegaran los resultados tras un pobre inicio. Este año prepara su asalto al campeonato con la intención de brillar en el palmarés apoyándose en su regularidad sin estridencias.

Mattia Passini (Ioda Racing Project)

Las penurias económicas acabaron por pasarle factura en forma de un campeonato interruptus la pasada campaña, lo que le impidió conseguir la regularidad necesaria para poder estar con los de cabeza.  Quedándose sin equipo a mitad de temporada, el italiano luchó por encontrar una nueva moto y sólo consiguió disputar un par de carreras más. Pero no desiste el chico de Rimini, todo un ejemplo de superación. Con su brazo derecho limitado su movimiento tras un accidente cuando practicaba motocross con 18 años, ha estado luchando como un jabato por hacerse un hueco en 125 y 250. El problema es que se cae mucho (en la pasada campaña no finalizó seis de sus ocho carreras), demasiado para poder ser un rival a tener en cuenta. Pero siempre da espectáculo, y si sienta la cabeza y amarra esos prontos lo veremos frecuentemente con los de arriba.

Mike Di Meglio (Tech 3 Racing)

El campeón de 125 cc en 2008 no ha podido cumplir las expectativas en su salto a la categoría media, con resultados bastantes decepcionantes para tener material de primera calidad. Dos podios en dos años dicen muy poco de un piloto que este año con el cambio de escudería (pasa del Aspar Team al Tech 3) intentará dar un nuevo impulso a su carrera y situarse de nuevo entre los favoritos al título. Lo tendrá difícil el de Toulouse en un campeonato donde no se perdonan los despistes y la baja forma, más teniendo en el box a un compañero de la talla de Bradley Smith.

Aleix Espargaró (Pons HP Racing)

Aleix baja de categoría tras saborear las mieles de MotoGP, quizá antes de tiempo, pero con la suficiente experiencia como para ser apreciada por la mayoría de jefes de escudería. Tras rechazar varias ofertas, llega al equipo de Sito Pons con la vitola de ser uno de los favoritos, a priori, para alzarse con el campeonato. Será su coraje y no darse por vencido ni en la mayor de las dificultades lo que habrá terminado por convencer al mítico bicampeón mundial de que el mayor de los Espargaró es su piloto ideal. Y es que Aleix fue uno de los primeros preparadores de las primeras Moto2 allá en 2009, tras un año aciago en el que no encontró equipo con el que competir. La suerte se le cruzó en forma de reto en Pramac Ducati, y sus resultados convencieron a los italianos para renovarlo por una temporada completa. Los test de pretemporada indican que aún está en proceso de adaptación a su nueva moto, lo que quizá le retrase a principio de campaña con sus rivales.

Pol Espargaró (HP Tuenti Speed Up)

El menor de los Espargaró es otro de los grandes colosos del pasado campeonato de 125 que ha dado el salto (también por una cuestión de tamaño y montura) a Moto2. Una pretemporada algo discreta indica que anda algo más retrasado que el resto de recién llegados en su adaptación a la nueva categoría. Así que las primeras carreras del curso deberían estar dedicadas exclusivamente a pillarle el punto a su FTR de cara a mejorar resultados en el final de temporada. El morbo estará servido en ese duelo fratricida que mantendrá con su hermano Aleix. La única vez que habían competido juntos fue en el Gran Premio de Cataluña en 2006, justo el día que el mayor se despedía de la categoría de 125 cc y el pequeño hacía su debut en el Mundial.

Javier Fores (Mapfre Aspar Team)

El fichaje marca de la casa de Aspar para acompañar a Julián Simon en Moto2 no es otro este año que el ganador del CEV 2010 de Stock Extreme, Javier Forés. El piloto valenciano, de 25 años, a pesar de su talento, tiene muy poca experiencia en el Mundial, tan sólo cuatro carreras. Y tres de ellas el año pasado, firmando en Cheste su mejor actuación, donde estuvo a nada de arañar puntos. Por lógica, la misión de Fores será rodar y rodar con el fin de adquirir las tablas suficientes  para posicionarse con los de delante y ayudar a Simón a la consecución del título.

Esteve Rabat (Blusens-STX)

Al piloto catalán le sucede lo mismo que a Pol Espargaró y Scott Redding, Moto2 es una categoría que se adapta mejor a su complexión física y donde seguramente pueda mejorar sus resultados previos. El año pasado firmó su mejor temporada en el cuarto de litro, siempre merodeando los puestos de pódium y en la terna de los 6-7 pilotos que luchaban por la victoria. 2011 será un año de transición para adaptarse, aunque como siempre, en los equipos pequeños apremia la necesidad de obtener resultados casi de inmediato para mantenerse a flote. La referencia de su compañero Yonny Hernández, que ya está ducho en la categoría, le vendrá de perlas para mejorar su nivel en la categoría media.

Axel Pons (Pons HP Racing)

El hijo del bicampeón de 250 cc. ha heredado de su padre el apellido y el amor por las dos ruedas, aunque no el talento para situarse entre los pilotos de primer nivel, al menos a día de hoy. Axel Pons es un piloto más que correcto pero no fabuloso, al que se le juzga, quizá con demasiada vehemencia, por ser vástago de un fuera de serie. Y no se le da el tiempo (aún no ha cumplido los 20 años) que cualquier otro piloto necesita para ir asentándose en el Mundial. Esta temporada la afronta con la meta de entrar asiduamente en la zona de puntos y si se da la oportunidad alcanzar el top ten. Aunque no sería descartable un salto de calidad con el que poder ambicionar mayores gestas.

Ricard Cardús (QMMF Racing Team)

El sobrino del mítico Carlos Cardús tendrá por fin este año una estructura sólida para toda la temporada, después de que su amigo Jorge Lorenzo actuara de mecenas buscándole un hueco en el Mundial la pasada campaña. Un pequeño empujón para no se desanimara en una época en que las oportunidades para pilotar eran más bien escasas. Su principal objetivo será tomarle el pulso a la categoría, y si la ocasión se presenta, luchar por los puntos. A sus 23 años recién cumplidos, aún le queda tiempo para seguir mejorando. Como curiosidad, tendrá de compañero de box al catarí Mashel Al Naimi, la nota exótica de la parrilla.

Los candidatos en 125

La campaña que comienza en el circuito de Losail será recordada como la del última año de la categoría pequeña  antes de reconvertirse en Moto3 y cambiar una filosofía desvirtuada por el poder aplastante de una marca, Aprilia, sobre el resto. Pero eso será en 2012. Todavía queda mucho tiempo y aún un goloso premio para el ganador: entrar en los libros de historia como el último gran vencedor del cuarto de litro. Sin el campeón Marc Márquez ni seis de los diez primeros de la temporada pasada que han dado el salto a Moto2, y con una generación de jóvenes procedentes de esa infinita cantera que es el Campeonato de España de Velocidad (CEV) -nada menos que nueve-, con talento suficiente para ya estar con los de arriba, 2011 se resume en una sola frase: Terol contra el resto. Y una pregunta, ¿habrá algún piloto que le pueda hacer sombra esta temporada?

Nico Terol (Bankia Aspar Team)

Todo el mundo en el paddock lo tiene claro: este es el año de Terol. Un magnífico piloto, rápido, cerebral y equilibrado. Conservador cuando la situación lo requiere y consciente de cuando se ha de ser valiente y asumir riesgos. El año pasado tuvo que hincar la rodilla ante surgimiento estelar de uno de los mayores fenómenos que ha dado el motociclismo español en la última década, Marc Márquez, en una de los más batallas a tres bandas _junto a Pol Espargaró) más bellas y disputadas que se recuerdan en los últimos años. Ahora sin ambos pilotos y con la confianza y experiencia adquirida sabe que lo tiene todo en su mano para ser el futuro campeón del Mundo de 125. Así lo ha demostrado durante los tests de pretemporada en los que se ha evidenciado que está un paso por delante del resto. Así también lo cree su jefe, el tetracampeón mundial Jorge Martínez Aspar, que ha apostado decididamente por él.

Efren Vázquez (Avant-AirAsia-Ajo Motorsport)

De merodear los podium a luchar por el título sólo hay un paso. El de un equipo puntero que esté sólo por ti con el mejor material. Eso es lo que le va a ocurrir al vasco apadrinado por el mítico Herri Torrontegui este año. Hereda la moto que hizo campeón a Márquez, y eso es tanto una suerte como una responsabilidad. Igualar los registros del ilerdense se antoja harto difícil pero luchar codo con codo para llevarse el campeonato entra dentro de los planes. Debe ser su gran año, de lucha enconada con Terol, antes de dar el salto a Moto2.

Héctor Faubel (Bankia Aspar Team)

Vuelve a la categoría donde consiguió la mayoría, por no decir todos, sus éxitos. Entre ellos un subcampeonato del mundo en 2006, tras ceder  en su disputa por la victoria total ante el húngaro Gabor Talmacsi. Después de unos años de predicar por el desierto en la categoría media (el año pasado quedó en una muy discreta 26ª posición) vuelve con Aspar, que le ha ofrecido ‘hacer un julito’: bajar una categoría para recuperar la confianza, ganar premios, carreras y estatus, demostrarse que es un piloto competitivo y que tiene sitio entre los mejores de la parrilla. Para eso ha tenido que adelgazar varios kilos con el fin de adaptarse a los minicarenados de 125 y así no partir en desventaja con los querubines con los que le toca competir. A sus 27 años es el veterano de 125 cc.

Sergio Gadea (Blusens-SMX-Paris Hilton)

Fue la gran apuesta de Aspar durante varios años en 125 y sucumbió constantemente ante una terna de pilotos que iban del talento nato (hablamos de gente de la talla de Talmacsi, Alvaro Bautista o Julián Simón) a la regularidad suiza (con los más discretos Thomas Lüthi y Mike Di Meglio). Fue la gran revelación en 2006, pero  a partir de ahí no pudo acabar de confirmar las expectativas, decayendo su rendimiento de forma alarmante a lo largo de las siguientes campañas. Y cuando los resultados no acompañan las probabilidades para conseguir una buena moto, y con ello mejores resultados, se van reduciendo. Así que ha aceptado dar un paso atrás para poder volver después con más fuerza. Por ahora acompaña a Viñales en la escudería morbo del año (la que patrocina la archifamosa Paris Hilton) y el pequeño de la categoría le está superando en los test, aunque es más que probable que su experiencia mundialista y su pundonor (capaz de hacerle ganar una en el circuito de Losail con el hombro luxado, hace tres años) equilibre las cosas.

Maveric Viñales (Blusens-SMX-Paris Hilton)

El renacuajo del campeonato junto a Miguel Oliveira (hace dos meses que ambos cumplieron los 16), afronta su primera temporada completa (la anterior no la pudo disputar hasta que alcanzó, a medio campeonato, la edad mínima reglamentaria) con el objetivo de aprender e ir situándose progresivamente en el grupo de cabeza. Ese sería el objetivo lógico sino fuera por los magníficos test que ha efectuado a lo largo de la pretemporada y que ya lo posicionan desde un principio para luchar con los de arriba en aquellos circuitos que le son conocidos (por haberlos disputados en el CEV donde es el actual campeón de España  de 125), y sufriendo quizá algo más en los recorridos donde aún no ha podido rodar. La más que probable revelación del campeonato.

Sandro Cortese (Intact-Racing Team Germany)

Ha estado rascando los podium la pasada campaña mientras le dejaron los de arriba. Y con el salto de categoría de muchos de estos pilotos, y un año más de experiencia, debería tener vía libre para luchar por el campeonato si Terol da síntomas de flaqueza. Un paso por detrás de competidores como el de Alcoy o ‘Efrenchu’, Cortese tiene la virtud de ser un piloto constante al que sólo le falta un poco más de confianza.

Alberto Moncayo (Andalucia Banca Cívica)

El rookie de la pasada temporada afronta 2011 con la mente puesta en dar el salto de calidad que todo el mundo espera de él. Talentoso ya desde sus inicios, el gaditano sigue en el equipo que le dio la oportunidad de hacer el campeonato completo y su gran objetivo está en situarse con los de cabeza y comenzar a disputar pódiums y, por qué no, victorias.

Adrián Martín (Bankia Aspar Team)

Un año más que correcto disputando la zona baja de los puntos ha valido para que Aspar lo haya incluido en su equipo de cara a recibir galones en un futuro a medio plazo (tan sólo tiene 18 años). Esta temporada debería servirle al valenciano para tomar nota de sus hermanos mayores Terol y Faubel, ayudarles en lo imprescindible para luchar por el campeonato y comenzar a probar de conseguir algún podium.  Una gran campaña para él sería acabar entre los diez primeros.

Miguel Oliveira (Andalucia Banca Cívica)

El gran rival de Maveric Viñales en el CEV la pasada temporada fue este portugués menudo que estuvo liderando el campeonato español hasta que una inoportuna caída adelantando a un doblado enterró sus opciones de victoria. Aún así luchó hasta el final, ganando las dos pruebas que restaban, pero no fue suficiente ante un piloto catalán que supo usar la cabeza y la calculadora. Al igual que él, se presenta en el mundial de 125 cc con la meta puesta en adquirir la experiencia suficiente para en un futuro estar con los de arriba. Él se muestra cauto y se pone como objetivo un top ten que se presume corto a la vista de sus test (en Estoril, el circuito de casa, hizo el mejor tiempo).

Jonas Folger (Red Bull Ajo Motorsport)

Aunque la temporada pasada supuso para el alemán un paso atrás en su evolución como piloto de primera fila, sin poder rascar ningún podium ni estar batallando de tú a tú con los de cabeza, el talento del rookie del año 2009 sigue ahí. El piloto alemán afronta la nueva campaña sabiendo que pocas oportunidades va a tener como esta para estar con los de arriba. Saborear continuamente la gloria del podium y certificar que ha dejado de ser una gran promesa para convertirse en una evidente realidad es su gran objetivo.

Joan Perelló (Matteoni Racing)

El balear encara su primera temporada completa con el reto de hacerse un hueco entre el grupo que lucha por los puntos y dejarse ver para en un futuro aspirar a una mejor montura. A sus 17 años, esta temporada le debe servir para ir familiarizándose con su moto y el campeonato. Aunque su primer gran reto será recuperarse de una reciente operación que tenía pendiente de clavícula en la que se quitó una placa. Así que el primer objetivo es el de llegar en plenitud de facultades para disputar el campeonato.

Luís Salom (RW Racing GP)

Con una final de campaña pletórico entrando fácilmente entre los diez primeros y firmando un quinto como mejor posición (en el Gran Premio de Portugal), el mallorquín Salom encara su gran reto: asentarse en la categoría, comenzar a pensar ya en subir al podium y presentarse como un candidato viable a estar siempre con los de arriba. Sería una inmejorable carta de presentación de cara a ganarse un puesto el año próximo en Moto2 o un equipo puntero para disputar el futuro Moto3.

Johann Zarco (Avant-AirAsia-Ajo Motorsport)

Un mal final de campeonato (tres 0 en las tres últimas carreras) empañaron sus números el año pasado, e impidieron que acabase entre los diez primeros. Ese percance no debería infravalorar las cualidades del compañero de escudería de Efrén Vázquez en su asalto a los puestos de cabeza. El francés siempre se ha caracterizado por ser un piloto muy regular que rebaña los puntos para no quedarse nunca descolgado en la competición. Ganarse el respeto en el box a base de grandes resultados será la mejor estrategia de cara a considerarse uno de los grandes de la categoría este año.

Danny Webb (Mahindra Racing)

El británico es otro de esos pilotos que se beneficiarán seguramente del cambio de ciclo en la categoría. Un 2010 muy regular le permitió acabar en décima posición y este año sus expectativas se centran en dar la sorpresa y estar con los de cabeza desde una estructura novel india, Mahindra Racing. A poco que la moto le funcione medianamente bien se le verá batallando con los de arriba con el objetivo de tomar el testigo de otros británicos ilustres recientes como Scott Redding o Bradley Smith.

Los comentarios están cerrados.