Consejos suicidas para novatos de la Marató (2)

Seguimos con nuestra guía de utilidad totalmente discutible. Hoy ya le estamos dando a eso del correr (ahora parece ser que lo llamamos running) y entraremos a saco con el tema de la alimentación. Por supuesto, tomároslo tan seriamente como las advertencias de los luchadores de  Pressing Catch (o sea, no lo pruebes en casa con tu hermano pequeño).

– El gran dilema: el ritmo idóneo de un maratón. Sal tranquilo y procura gastar el mínimo de energía posible. Lo idóneo es hacer la primera parte más lenta que la segunda, pero vamos, rara vez se cumple porque a partir del km 30 comienzan las calamidades. Una buena forma de llevar un paso constante es controlando tu ritmo cardiaco con un pulsómetro, pero si no lo tienes no corras a buscarlo. Ya sabes, no estrenes nunca nada en carrera y en este caso te podría resultar incómodo llevarlo puesto. Aquí hay una técnica más rudimentaria (pero para mi efectiva) y gratuita que te puede ser útil:

  • Puedo charlar con soltura = Ritmo CÓMODO (y quizá excesivamente cómodo)
  • Puedo pensar en mis cosas = Ritmo IDEAL.
  • Me cuesta hilvanar pensamientos = Ritmo FORZADO, FRENA.
  • No pienso, no respiro, luego insisto = SENTENCIA de muerte.

– Y eso me recuerda (y ahora me pongo serio) que estás haciendo un maratón, un esfuerzo considerable, gratuito y… gratificante (para que nos vamos a engañar). Pero justamente por eso hay que estar al loro de como responde nuestro cuerpo:

  1. Comienzo a encontrarme mal: Bajo el ritmo
  2. Continúo sin encontrar buenas sensaciones: Voy aún más lento.
  3. La cosa no funciona: Me paro, tomo aire, hago unos estiramientos y espero a recobrar el resuello.
  4. Lo vuelvo a intentar a un ritmo muy suave, y si veo que voy bien lo mantengo, no lo fuerzo. Si las molestias continúan… Lo siento chaval@, pero tienes que abandonar. Una cosa es sufrir, otra jugarse la vida.

– Una buena opción es hacer fuerza común con otros corredores: si vas con un ritmo cómodo y coincides con un grupo de gente durante varios km, no seas tímido y acóplate. Lo ideal ya sería que entre alguno de ellos hubiera uno con las siguientes características: 1) suda menos que tú  2) levanta las piernas mejor que tú y 3) se le ve más sobrado que tú. Esa es gente fiable y experta, y suelen llevar un ritmo constante para llegar entero a la meta. Además te servirá para comparar sensaciones, motivaros entre vosotros y tener una referencia en los momentos más duros de la carrera.

– No te pongas por objetivo pillar al de delante** a no ser que te falte nada para llegar a la meta y te veas muy sobrado. Ese plus lo pagarás más tarde, incluso peor, cuando lo alcances, lo rebases, revientes y el te vuelva a adelantar (#truestory). La humillación puede ser antológica. Cuando se va bien se adelanta de forma natural, lo que se denomina “recoger cadáveres”.  (** Podrás identificar a ese desalmado en la tercera parte de la guía)

– Del mismo modo, si has entrenado para ir a un ritmo X pero sabes que puedes ir 10 segundos más rápido,  no es por insistir pero… NO TE LA JUEGUES. Parezco pesado pero siendo tu primera maratón lo importante es DISFRUTARLA, vivir el ambientazo, disfrutar con el resto de participantes. Estoy seguro que lo preferirás a tener que padecer tales extremos:

Sufrimiento en carrera si no regulas (equivalencia*):

  • Nivel 5:  Invitar a cenar a casa a un vegano.
  • Nivel 10: Charla sobre los derechos de autor con Isabel Coixet.
  • Nivel 15:  Hacer de chófer de Joan Laporta.
  • Nivel 20: Leerse de un tirón un libro de Jorge Bucay.
  • Nivel 21’095: Comida familiar en día de resaca.
  • Nivel 25: Terelu, portada del Intervíu.
  • Nivel 30: Single de Els Amics de les Arts.
  • Nivel 35: Depilarse con cera.
  • Nivel 40: Película de Ventura i Pons.
  • Nivel 42,195: Agresión de Pepe.
  • Final: Tu vecino, por fin, te devuelve el taladro. Se acabó las obras.

*Se aceptan sugerencias.

– Antes de que se me olvide, a mi tampoco me fascina llevar dorsal, siempre tengo la sensación que hace de barrera, pero ultimamente ha aportado algo positivo, ponen tu nombre en él. Y dirá nuestro Runner desconfiado: “Que chorrada” (no esperaba menos de ti). Pues no. Deja tu dorsal bien visible, así lo verá el público y sabrán a quien dirigir sus ánimos. Ya os adelanto que es una de las mejores sensaciones que se viven en carrera , un plus de energía que viene muy (pero que  muy) bien en momentos difíciles.

– Y si puede acompañarte la familia, amigos… mejor, por dos motivos: 1) Te irán animando durante la carrera (eso si son buena gente; si son aún mejor se partirán con lo que estás sufriendo y colgarán los videos en YouTube); y 2) Te pueden servir perfectamente de improvisados avituallamientos para que tú no tengas que ir cargando con bebidas y geles.

– Por cierto, tema geles. Este año habrá dos puntos en el recorrido donde la organización servirá una marca específica a los corredores (no pienso hacerles publi, si quieres saber cual es clika en este link y ve a ‘Noticias’). Yo te recomiendo que los hayas probado antes de participar en la carrera. Los geles, por norma general, saben a rayos y centellas y cuesta acostumbrarse a ellos. Algunos te pueden dar tal patada en el estómago que te dejan KO para el resto de la carrera. Si no has conseguido hacerte con uno, puedes pillarlo y darle un pequeño tiento para probar, no lo tomes de golpe y combínalo con frecuentes sorbos de agua. Vamos, al igual que cuando de peque te tenías que tragar esas insufribles coles de Bruselas.

– Y con esa llegamos al tema de la alimentación/hidratación. Aquí no te debería contar nada de nuevo, es de cajón: aunque no tengas sed, bebe; aunque no tengas hambre, come. Tampoco te ahogues con agua pero siempre, siempre hay que ir un paso por delante de la sed y del hambre. Habrá bastantes puestos de fruta y frutos secos; aprovecha los primeros para comerlos nada más recogerlos y los segundos para guardártelos en el bolsillo y usarlos más adelante.

– Runner desconfiado: “Pero si bebo demasiado y corro durante tantas horas seguro me dará un apretón”. No pasa nada, desde la organización me han asegurado que habrá más lavabos en todos los avituallamientos (el gran fallo del año pasado).

– La otra opción es que lleves encima tu propia ‘dieta’. Hay gente que se compra cinturones especiales donde calzarlos. Yo personalmente los veo muy incómodos y algunos en particular me recuerdan a las inyecciones de la enfermera gore esa de ‘Planet Terror’. Siempre abogo por el “mientras menos ropa mejor” (en todos los ámbitos de la vida social). Por eso, si tu pantalón tiene un bolsillo trasero o uno pequeño interior, aprovéchalo que  te irá de maravilla. Los bolsillos normales (esos de fuera para adentro) suelen bailar, no son recomendables. Los brazaletes va a gusto del personal. Otra opción que a mi me resulta más potable ( y de nuevo, It’s Free!) es llevarlo en los laterales de la maya interior/short/braguitas. Ahí no se te mueve fijo.

Si te perdiste la primera parte, aún estás a tiempo de arreglar tamaño error apretando este link

Y si aún te queda algo de resuello aquí tienes la crónica de La Marató por un principiante.

4 Respuestas a “Consejos suicidas para novatos de la Marató (2)

  1. Muybueno David!! Esperando la 3ª parte! jajaja!
    Un saludo,
    mario

    Me gusta

    • Muchas gracias Mario,

      Espero tenerla lista para mañana por la mañana. Sin duda no hay mejor forma de tirar abajo la planificación de un maratón que trasnochar la semana de la carrera…. Un saludo.

      Me gusta

  2. David, molt bo!!! els nivells de patiment per cada quilómetre són increibles.

    Me gusta