Archivo de la categoría: Anti Running

Corredor. De profesión, dar la brasa

Hay algo en esto del correr que une a todas las generaciones enfrentadas por la supremacía del discurso moral, a los ya abus (los de el grunge era riesgo de verdad y Rosalía un producto; los de los videojuegos ahora son un paseo; los de nosotros teníamos parques que eran auténticos campos militares que cercenaban vidas y ahora a los niños se malcrían en una fantasía de columpios teletubbies), a los millenials hipotecados en la vida real y de lujosa vida ficticia en Instagram, y a los zetas aprisionados con el toque de queda y de nulas perspectivas económicas y sociales con el Ok, Boomer en la punta de la lengua como arma arrojadiza para los que pintan canas.

Y no es, aunque parezca lo contrario, por el acto en sí mismo de atarse las bambas y arrastrase por las montañas y las calles, sino porque luego puedes ir alardeando de tus aventuras desafiando incontables peligros. Esta tradición milenaria se mantiene enraizada entre nosotros gracias al ejercicio del running y es totalmente intergeneracional ya que de cansinos lo somos de nacimiento. Y con todos sus excesos hoy toca a hablar de las consecuencias de dar la brasa a la gente que nos rodea…

Antes de comenzar, una duda: ¿Quién da más la brasa, el que lo hace o el que habla de los que lo hacen? Con esta duda, que me deja a mí particularmente en bastante mala posición, te paso a relatar cómo, cuándo y por qué está bien o no dar la chapa, versión corredor popular. Salud.

Sigue leyendo

Premios Padres y Madres del año del running

Ahora que estamos en esos días (día del Padre y día de la Madre) Porque tu criatura que a nuestra descendencia le toca asumir el rol consumista de regalarte unas bambas a lo que responderás con una sonrisa de compromiso mientras buscas dónde poder cambiarlas por las que realmente te gustaban, es bueno que, mejor que te sientes para no llevarte un disgusto, tengamos en cuenta que a veces nuestro hobby está en las antípodas de lo que a ellos les flipa.

Es cierto, los corredores populares no llegamos al extremo de esos hipsters que acuden al Sonarkids y a la guardería del Primavera Sound con la única intención de mostrar a todos los conocidos (y, por lo tanto, enemigos o, por lo menos, sospechosos) su última adquisición en la categoría de complementos: un hijo ataviado con unos cascos de música más grande que su volumen corporal. No, nosotros sólo nos conformarnos con hacérselas pasar canutas a nuestros peques empecinándonos en que amen porque sí, porque es lo que toca, todo lo que tenga que ver con la histeria de salir a correr.

Sigue leyendo

Técnica de carrera: tu estilo no es raro, sino que es especial

Según los anuncios publicitarios sólo existe  una manera perfecta de correr bien, un exclusivo modo de entrenar efectivo y una única forma de actuar correcta para que se nos pueda tipificar como un corredor de tomo y lomo. Y todos los que no cumplimos esos cánones somos unos torpes y desviados de cuidado. Bueno, pues proclamo la anarquía de fondo y formas. Porque, reconozcámoslo, estamos más cerca de la Phoebe de Friends que del añorado Rudisha. Y no pasa nada.

Todos queremos tener el semblante alegre y brillante de esas fotos promocionales de las marcas deportivas (cero esfuerzo y nada de agonía, todo velocidad de crucero, felicidad máxima y guapura radiante) y aunque hay algun@ que está tocado por la magia de la fotogenia incluso en las más extremas situaciones lo más probable es que en el 99% de los casos, el del mundo real del “maldito el día que me apunté bravucón a una maratón”, nuestra técnica de carrera se vaya descomponiendo en una prueba atlética al mismo ritmo que nuestra dignidad si hay alcohol en la mesa más que emparentarse en esos anuncios publicitarios epatantes que bombardean hasta el más intimo rincón de tu intimidad.

Todos nos intenta vender una verdad que de tan perfecta se nota a la legua que es mentira, pero lo que para esos maestros del pensamiento único es un error garrafal, para mí eso es simplemente tener personalidad propia. Así que lo grito a los cuatro vientos: aquí tenéis a un orgulloso de arrastrarme por las calles y de demostrar que de nuestras contraproducentes peculiaridades podemos sacar las mejores técnicas de carrera.

Que sí, que la técnica de carrera se entrena, pero cuesta tanto sacrificio que es mejor convencerse que tu estilo no es raro sino que es especial. Ah, por si os pica la curiosidad:  yo soy militante acérrimo de las técnicas 1 y 2 y muchas veces caigo en la 5.

Sigue leyendo

Una carrera popular no es solo ponerse un dorsal (son las mil historias que hay antes, durante y después)

La sitúas en el calendario, te la marcas como un reto y la acabas confirmando con un “Sí, quiero”. Ese es el comienzo de todas las aventuras, pero eso no viene de nuevo. Y eso tampoco ha cambiado en las pocas carreras populares que se gestionan actualmente y que sirven como placebo exiguo a falta de la droga dura que no volverá hasta dentro de un largo periodo de tiempo.

Una carrera puede ser un dorsal, un propósito de tiempo estimado, una camiseta o medalla y una foto para subir a las redes sociales. Pero no creas que solo es eso. Una carrera popular es para muchos su forma de hacer nuevas amistades, de empatizar y de estrechar lazos. En definitiva, de socializar con otra gente tras una semana absortos en cumplir con su propia supervivencia en una sociedad que te obliga a que el 80% de tu tiempo se concentre en asumir una serie de agotadoras responsabilidades.

Porque al igual que ese estribillo de una canción que eriza el vello en un concierto a todos los congregados frente a un escenario, también en su propio ámbito puedo asegurar que unen unas zapatillas, unas gotas de sufrimiento y un objetivo común.

Sigue leyendo

Aquí te ayudo a elegir tu próxima carrera

Llevamos tanto tiempo sin colgarnos un dorsal que nos van a tener que hacer un tutorial (vía YouTube, que ahora la cosa no está para briefings en zulos con pestazo a Reflex) para volver a enseñarnos a colocarnos los imperdibles sin temor a desangrarnos en el intento.

Para haceros más fácil el camino a la vuelta a la competición (aunque sea a un mundo de tu mejor forma… Cómo cuesta recuperar el tono cuando te pasas media vida cocinando pan…) aquí te ayudo en una de las decisiones más trascendentales que te van a tocar tomar.

¿Qué no sabes cuál debe ser tu próxima carrera? Pues te podría decir que fuese en consonancia a lo que has entrenado estos días, por las zonas por dónde has corrido y las distancias que has podido normalizar en tus entrenamientos. Pero eso sería demasiado fácil y siempre será mucho más divertido y descerebrado si lo haces a voleo. A jugar!!!!

Sigue leyendo

El voluntario no es tu sirviente

Voluntarios carreras

Partamos de esa frase que de tan manida ya parece que esté menos preñada de verdad (aunque siempre es matizable): Una persona que es agradable contigo pero trata mal a un camarero no es una persona agradable. Pues bien, cambia camarero por voluntario y te darás cuenta que también en el mundillo de las carreras populares puedes encontrarte a gente de lo más molesta que aboca su furia con el menos indicado.

Es algo que ocurría antes, sucede ahora y pasará en un futuro, pero es quizá actualmente cuando más se deja notar: somos más, por lo tanto, se incrementa el número de corredores con los que vale la pena compartir km y también el de cafres a los que nos encantaría dar boleto. Siguen siendo pocos, muy pocos, pero son la mar de ruidosos. Sigue leyendo

Y tú, ¿Cuánto sabes de lo del running? (Kipchoge edition)

No todo es darle caña a las piernas, también hay que darle al coco para ser un mejor atleta o… bueno, eso tampoco es realmente necesario (que hay cada uno a ritmos sub 3′ que es para darle de comer a parte cuando abre la boca).

Pero en Blogmaldito siempre aspiramos a elevar el nivel de nuestros lectores y situarlo donde se merece, que sería en un debate del Sálvame. El problema es que como los derechos son carísimos, mejor es que volvamos con nuestra apuesta por el Pasapalabra del running tras una primera edición protagonizada por el gran Ge.

Y yo aquí te propongo que retes al mismísimo Kipchoge mirando de descifrar el máximo número de definiciones sobre todo lo que tiene que ver con correr. A ver cuántas aciertas!

PASAPALABRA (GEBRESELASSIE EDITION)
PASAPALABRA (KIPCHOGE EDITION)

Sigue leyendo

Las fases de la desescalada (para corredores, runners y campeones de rellano)

Ahí andamos, más que corremos, los ruiners del palo, comenzando a vivir esa amalgama de sensaciones de volver a calzarse unas bambas: la felicidad de la primera zancada, el sufrimiento de la segunda, las putas agujetas tras la tercera.

Ese va a ser el camino hasta alcanzar lo que se ha denominado como NUEVA NORMALIDAD y, que en el caso de corredores como yo, no es otra cosa que probablemente seguir dando pena creyéndonos que vamos a un ritmo de misil tierra-aire. Pero, y lo bien que nos lo pasamos, eh!

Y ahora que ha llegado el Plan de desescalada por fases es momento para analizarlo en detalle para que tengas claro el qué, el cómo, el dónde y el cuándo y así saber a qué atenerte en ese proceso para convertirte de nuevo en una auténtica bestia parda de mitad del pelotón (o algo más atrás). Aquí lo tienes detallado.

Sigue leyendo

Yo también fui un novato (y mañana lo volveré a ser)

Es más que probable que el sábado, cuando después de tanto tiempo de parón (si no eres de los suertudos que de algún modo u otro han podido sortear la situación) salgas a correr por primera vez (a no ser que lo retrases unos días por temor al barullo y a ser posible víctima de algún instructor de la moral con móvil en ristre), te acabes llevando más de una sorpresa.

La primera es que las piernas no tirarán para nada como te gustaría. Tocará  tener presente esto: Recuerda que correr siempre fue disfrutar ya fuese a 3′ o 6′ el km.

Sigue leyendo

Normativa para que los corredores cumplan sin lloros el plan de desconfinamiento (guía útil)

Que por ahí van diciendo que en breve se acaba la prisión domiciliaria y podemos volver a salir a tomar el aire y, en nuestro caso, calzarnos las bambas sin paredes haciendo de muro más chungo que el de la maratón.

Pero nos ha pillado tan en bragas que el desconfinamiento que, depende cómo lo asumas, puede ser más traumático que otra nueva versión del Resistiré en boca de Melendi. Y es que las expectativas que tenemos (vamos, volar a lo Bekele gracias a los ejercicios de la Patry Jordan) sobre lo que será la dura realidad (sacar el hígado antes incluso de que tu GPS halla pillado la señal) nos puede llevar a que la hostia se sienta más allá de Orión. Y es que, chic@s, es volver a la virginidad atlética. Así que va doler, no sabes cóooooomo va a doler.

Para evitar cualquier error fatal, aquí os propongo una serie de normas y reglas a cumplir estrictamente por todos y cada uno de los corredores que habitan este planeta (que cuento que triplica la población total de la gente normal en Tierra por la brasa que hemos dado estos días) que nos permitirá una puesta a punto progresiva sin traumas físicos ni, sobre todo, emocionales (que estamos que a la más mínima nos salta la lágrima).

Un plan sin fisuras. Bueno… Será más bien un plan con fisuras. Con fisuras en los metatarsianos, en el peroné…

Ahora más en serio: Cuidaros vosotros y cuidaros del resto cuidando de mantener la distancia social cada vez que salgáis a correr.

Sigue leyendo