La ficción son los otros (A Serbian Film)

Sabíamos que alguien lo tenía que hacer. Y todos sabíamos que estábamos ya preparados para reaccionar tal y como hemos reaccionado. Porque a todos, a TO-DOS, se nos había pasado por la mente una escena de ese tipo. Y todos sabemos que, a pesar de ello, no somos unos tarados (al menos no en el sentido que regula el régimen de vida en sociedad). Del mismo modo, todos sabemos que no podemos hacer pública esa impresión por miedo a que se nos catalogue con ese apelativo y por el pánico de comenzar a dudar de nosotros mismos.

A Serbian Film no destacará por sus cualidades artísticas (que tampoco son tan ínfimas como algunos claman, intentado agarrarse al único argumento sólido que creen tener al abasto: “Haneke es arte, éste no”). Simplemente será recordada por ser la película de la violación a un recién nacido. Curiosamente esos mismos que la critican por esa escena (lo que demuestra que muchos ni la han visto; las hay de más variadas y grotescas a lo largo del film) no han podido resistirse a desvirgar una nueva etiqueta de género, Newborn Porn. Que una asquerosa noticia no te impida mostrar tu ingenio periodístico. Hipocresía total.

A Serbian Film no dará de comer a pederastas como sí el porno da de comer a los pajilleros. Sabemos que los pederastas se alimentan de realidades no de representaciones.

No conseguirá que todos los que hayan pagado su entrada se conviertan en potenciales asesinos. Desgraciadamente para algunos, la sala de un cine aún no es el Gol Sur de un estadio de fútbol ni el Parlamento en días de discusión de presupuestos. Y no a todo el mundo le gustó, pero a unos cuantos sí. Y desgraciadamente ambas partes conservan sus rutinarias vidas.

No proyectará ningún mal hábito ni perdurará en nuestras conciencias. De eso ya  se encarga nuestra capacidad para separar trigo y paja (perdón por la expresión).

No. No pasará nada. Como tampoco pasó con Martyrs,  con La Naranja Mecánica, con Irreversible, con Reservoir Dogs, con los Trópicos de Miller, con Stendhal, con el cancionero del Chivi, con Madame Bovary, con Ichi The Killer… Muchas de ellas obras polémicas en su momento y que se han acabado convirtiendo en referentes  ineludibles.  Otras más gratuitas o fallidas (como es el caso de este film) han quedado como meras curiosidades, pero no se discute su inconveniencia. Esto es lo que sucederá con esta película.

Y puede que sea una película gratuita, pésima, equivocada. Pero eso no quita para que no pueda utilizar todo aquellos recursos que crea necesarios para producir un efecto determinado en el espectador. Y a fe que A Serbian Film lo consigue, mal que les pese a algunos.  No lo olvidemos, es sólo cine. Aunque el cine sea más grande que la vida. De la ficción ya se encargan aquellos que ni siquiera la han visto.

Una respuesta a “La ficción son los otros (A Serbian Film)

  1. Nada pasó tampoco con la saga terminator, que nos muestra la destrucción nuclear de millones de personas…

    Me gusta