Icono del sitio BLOGMALDITO RUNNING PUB

A examen: Cursa Vila Olímpica

A EXAMEN Cursa Vila Olímpica

Leí una vez un que el balance de una carrera no puede ser del todo ajustado hasta que no se celebra su tercera edición, que es cuando ya se tienen bajo control todas sus variables. Esa sentencia es bien válida para la 24 Cursa Vila Olímpica, la tercera desde que La Sansi tomó las riendas de una carrera absolutamente de barrio que buscaba dar un salto adelante en cuanto a calidad y cantidad.

Una edición que se ha saldado del mismo modo que casi todas las carreras de medianas/grandes proporciones de Barcelona: con un descenso de participantes (de casi 4.000 en 2013 hemos pasado a algo más de 3.400). ¿Motivos? la burbuja del running no da para más, la época no invita a pegarse palizones físicos y supongo que más de uno no quedó satisfecho tras una serie de errores que se han intentado subsanar este año. Pero vamos al meollo de la cuestión: ¿Estamos mejor que hace tres años? Sí. ¿Es suficiente? ahora lo contamos.

– Lugar: Barcelona (Poble Nou).

– Fecha: 29 de junio (5k: 8.30 y 10k: 8.40).

– Participación: 3.439 corredores finalizados (842 en el 5k y 2.597 en el 10k).

– Tipo: Asfalto.

– Precio: 5K: de 7,20 a 12,20 euros. 10K: de 11,20 a 16,20 euros.

– Distancia: 5 km (no homolgado) y 10 km (homolgado).

– Servicios: Guardarropas, avituallamiento líquido en carrera (agua) y al cruzar la meta (agua, isotónica).

– Circuito: Recorrido muy sencillo y rápido sin apenas ningún desnivel y calles bastante anchas que transcurre por el litoral mar´timo (posibilidad de que pegue el viento) y se adentra en el Poble Nou.

– Obsequio: Camiseta*.

– Clasificaciones: 5k (aquí) y 10k (aquí)

*Que apoquinas con tu inscripción.

– FOTOS DE LA CURSA VILA OLÍMPICA 2014

COSAS QUE ESTÁN BIEN

 Van solucionando algunos de sus errores. Entre ellos una de las pifias históricas que más se les ha reprochado (y con toda la razón del mundo): esta vez sí que hubo agua para todos en el avituallamiento de carrera (sí, es triste que tenga que ponerlo como punto positivo). Y si el circuito de 10k se ha mantenido fiel a la homologación (aunque el giro de Bogatell del final es un pequeño drama si quieres ir a muerte) al de 5k, que no está certificado, se le ha añadido algunos metros para intentar que sea lo más próximo a esa distancia. Aun falta solucionar el tema de los cajones de salida (hablaré más tarde de ello) y que a veces se forman colas para dar el avituallamiento de final de meta en los momentos de mayor afluencia de corredores (y para lo que se paga creo que se puede dar agua e isotónica y no solo una de las dos opciones), cosas que creo que son fácilmente subsanables y que no deberíamos esperar otros tres años para verlos hechos realidad.

 Organización estimable. Recogida de dorsales y guardarropas ubicados en instalaciones amplias y con un servicio bastante eficiente, avituallamiento de carrera a dos bandas (no sé si alguna mano más hubiera echo falta cuando llegaban grupos numerosos a ese puesto, ya me lo confirmaréis), ambulancias y un hospital de campaña nada más cruzar la meta, carteles de los puntos kilométricos no excesivamente grandes (tamaño A3), cierto, pero puestos en altura y que se divisaban perfectamente, circuito bien señalizado, buen control del tráfico y unas estupendamente organizadas (circuito, animación, detalle con los críos) carreras infantiles… No viene de nuevo, el año pasado también rallaron a gran altura este tipo de aspectos.


 Los detalles distintivos.
 La Cursa Vila Olímpica se ha convertido en un campo de pruebas donde introducir novedades que luego pueden ir bien y de ahí trasladarse al resto de sus carreras o mal y acabar, por suerte, en el más absoluto de los olvidos. Las estrellas invitadas de esta edición me motivan tanto o más que una Montserrat Caballé (que era el gran objetivo, pero ya sabéis lo difícil que está el puente aéreo desde Andorra a Barcelona): esa leyenda viva del atletismo que es Domingo Catalan y la ya más que conocida Anna Vives, que se ha encargado de la tipografía de la camiseta. Las horas de partida diferenciados del 5k y el 10 k no evita que los corredores sub40 de la prueba larga acaben atrapando a los de la corta pero nos ahorra un salida aún más problemática. La opción de que algunos corredores pudieran llevar un holter en la carrera para monitorizar (y supongo que luego… mon(e)torizar) su ritmo cardiaco fue bastante agradecida por aquellos que se atrevieron. Y la cortina humidificadora ya comienza a ser habitual en las carreras que se celebran en una época calurosa y es algo que siempre se agradece.

Pero si hay algo que destacar es, claro, la apuesta por un servicio de liebres en femenino. Más allá de que el objetivo se haya logrado con mayor o menor éxito (por mi experiencia y la de la gente que me ha ido comentando yo lo sitúo en la media de las carreras populares que solemos acudir: en líneas generales bastante positivo) es una forma de hacer visible una realidad del todo gozosa: la normalización del atletismo popular entre las mujeres (casi la mitad de los inscritos en el 5k eran féminas y algo más del 20% en el 10k). Salvo algún caso concreto, la mayoría de las liebres clavaron o estuvieron muy cerca del tiempo previsto, algunas fueron a ritmo fijo, otras de menos a más, alguna tuvo la complicidad de otras corredoras para cumplir el objetivo y algunas cometieron algún error como recortar en algunas curvas o llegar antes de tiempo. Vamos, cosas que suceden en cualquier carrera con liebres y sin distinción de sexo: lo más normal del mundo. Creedme, hacer de liebre es uno de los trabajos más agradecidos que hay pero también de los más duros: tienes que hacer de timonel de todo un barco con sus grumetes y llevarlo a buen puerto a la hora prometida, una tarea que genera mucha presión y que requiere de sangre fría y una dedicación plena.

– Diferentes opciones de inscripción para suavizar el precio. A partir de sacrificar la camiseta y los obsequios se podía conseguir un precio atractivo para el 10k y el 5k simpre contando que estamos hablando de Barna, la ciudad del atraco a mano armada legal. Habría que hacer cálculos para comprobar si esos tres euros que te ahorras equivalen realmente al montante de la camiseta y los obsequios (desgraciadamente no tengo esos datos en mi poder) o acaban generando incluso más beneficio al organizador, pero que se apueste cada vez más por este sistema es de agradecer (la primera vez que lo vi fue en un Cursa Delta Prat hace ya un par de años).

_

COSAS A MEJORAR


– Los cajones siguen fallando
.
 La carga por detrás no se acabó de entender más que nada porque ofrecía un solo cajón para todo un 10k que luego se tenía que ir ordenando en el momento que se levantase la barrera y se colocasen las nuevas. Pero si no hay gente que haga de filtro en los accesos (bastante tenían con montar las cintas que dividían e intentar ayudar a los que tenían dudas) ni distintivos de color que indiquen donde va cada corredor pasa lo que pasa, que al final unos se acaban mezclando con otros. La parte positiva es que cada vez más la gente es consciente de cual es su posición natural de salida y me alegró contemplar como muchos corredores tiraban de forma volutaria para atrás a buscar la suya.

Creo que el principal problema está en que en 15 min se quieren hacer demasiadas cosas de forma atropellada: dar instrucciones de la carrera, hacer la presentación de la estrella invitada del 5k, la salida de esta carrera, montar la salida del 10 k, presentar la estrella invitada del 10k y la salida de ésta. Al final, como me han comentado el último cajón del 10k se ve presionado para salir más deprisa para que no sean alcanzados por los del 5k. Hay que buscar una fórmula más efectiva y que de tiempo a todo.

– Algunos detalles de carrera.

1) De nuevo los puntos kilométricos no acababan de cuadrar (por ejemplo: del 9 a meta hay un mundo). Los que están en la distancia adecuada son justamente los que tienen alfombra: el 5 y la meta.

2) Hay que poner cinta en algunas curvas porque había momentos de invasión masiva de las aceras.

3) Creo que es necesario que en el último tramo de Ramon Turró (el que hay coches estacionados por el medio) se obligue a los corredores a ir solo por la calzada cortando el carril bici ya que luego llega el giro cerrado de Bogatell y entre el bordillo, los pilones y la confluencia de corredores que vienen por dos sitios distintos puede ocasionar alguna situación de peligro.

4) Aplaudo el detalle de montar una rampa de acceso a Bogatell para sortear el bordillo pero siendo una prueba donde también hay competición en silla de ruedas (y además participan la gente de correambmi) hay que ponerla también en la salida de esta avenida.

– El reglamento es papel mojado. ¿El tope será de 7.000 corredores o de 6.000? ¿Habrá liebre de 42’30», sí o no? ¿El circuito pasa finalmente por esta calle o se retrasa por esta otra? Todas estas dudas (y alguna más) me las han ido comentado algunos corredores que se ven inmersos en un mar de incognitas al llegarle por diferentes fuentes informaciones contradictorias. Y es que al final no sabes con qué te tienes que quedar: con lo que indica su web, con la info que te envían por e-mail o con la palabra de Jose Luís Blanco (el factotum que hay detrás de La Sansi). Hace falta un poco más de orden y claridad porque al final llegará el día en que nadie se tome en serio un reglamento que debería ser santo y seña de una carrera.

_

PREGUNTAS POPULARES / RESPUESTAS IMPOPULARES

Soy un principiante ¿es una carrera apta para mi?

Sí. Circuito bastante céntrico, con muchas alternativas de transporte para llegar, con la playa al lado para darse un chapuzón, circuito corto y largo según las ganas que tengamos de sufrir el calor que son prácticamente llanos, y prueba de carácter eminentemente popular. Si aguantas el calor bien y no te enfrascas en correr a lo loco tienes aquí una buena opción.

¿Puedo hacer marca?

Solo si el tiempo acompaña. O sea, amanece un día nublado y fresco (justamente como hoy, genial). A pesar de lo fácil y rápido que es el circuito, la época en que se celebra, metidos en verano, le resta muchas posibilidades. Han adelantado la hora de salida para esquivar un poco el calor y aun así es insuficiente para no acabar padeciéndolo. Si el día acompaña, marcón; si no, mejor no obsesionarse.

RELACIÓN CALIDAD/PRECIO*: 7

MI NOTA*: 7,5

*POR SUPUESTO, SUBJETIVA A MÁS NO PODER Y VARIANDO SEGÚN LA OPINIÓN DE TODOS VOSOTROS.

_____________________________________________________

– FOTOS DE LA CURSA VILA OLÍMPICA 2014

… y otros ‘A examen’

Consejos exprés para la Cursa de la Vila Olímpica

Salir de la versión móvil