Icono del sitio BLOGMALDITO RUNNING PUB

El noble arte del recortador. The easy way of life

RECORTADOR RUEDA DE RECONOCIMIENTO

3ª parte: cómo identificarlos a tiempo Y TRATARLOS

Y finalmente señalemos con el dedo al igual que hacía aquella listilla chivata, rabiosa y arribista de clase que se iba a comer el mundo imitando a la profe y ahora sólo los mocos haciendo fotocopias y sirviendo cafés. Como en cualquier pésima peli de zombis que se precie de serlo siempre hay un forzadísimo climax en el que el protagonista debe dar el tiro de gracia a alguien que aprecia pero que se ha pasado al otro bando, así que hay que tener cuidado a quien queremos hundir. Quien sabe, podemos un día ser tú o yo los que caigamos en las garras del recorte.

Síntomas prematuros en ámbitos no deportivos

– Cuando una madre grita «¿y si fulano se tira por un puente tú también vas detrás?» hay que echarse a temblar, el/la hij@ está desarrollando la patología.

– También es probable que esté detrás del Aviso bomba cada vez que hay un examen.

– Sus mensajes de whatsapp son sólo inteligibles para aquellos que han asesinado las vocales de su abecedario. Cosas de querer ir por delante del lenguaje.

– En los videojuegos son de ponerse vidas infinitas y aprovechar cualquier bug para saltarse el tramo central del juego y llegar directo al final. Jugando a dobles ellos siempre se quedan con el mando bueno.

– Prefieren la peli al libro por una cuestión de economía temporal. Eso sí, son los únicos poseedores de la verdad absoluta si se abre una discusión sobre ‘Juego de tronos’.

– En el supermercado, cuando se abre una nueva caja y suena: «Por favor, pasen por el mismo orden en el que están en la cola»… Sí, son ell@s.

– El/la que se coloca detrás de ti a la hora de pillar alcohol en la barra de discoteca y al pestañear ya está de vuelta con las cervezas a cuestas. También.

– En los lavabos públicos tres cuartos de lo mismo, pero por suerte siempre acaban adentrándose en el más lleno de mierda.

– En una entrevista de trabajo aquel o aquella que suple la falta de currículo con un mayor escote o una risa falsa y pelotera. Ojo, el escote en tíos también funciona pero sólo si tu ambición laboral es acabar en Mujeres, hombres y viceversa. El resto abstenerse. Por misericordia.

– El de partir con el acelerador a tope tres segundos antes de que se ponga en verde el semáforo… y derrapando casi al instante porque el siguiente está en rojo.

– El/la que cuelga millones de fotos de si mismos en actitud desafiante ante un 10k cuesta abajo. Lástima que se le cuelen los dedos en todas las instantáneas con las prisas.

– Cocinan para invitados según el libro de estilo de El Bulli: una porción del tamaño de un moco envuelto en esencias. Vamos, que te vas a quedar con hambre y acabarás haciendo una parada dürum de vuelta a casa. Ellos también lo son.

_____

Como actuar si coincides con un recortador

1- El efecto contagio es más que potente y letal, así que lo primero que debes hacer es inmunizarte interiorizando que una conciencia tranquila es mucho mejor que un crono hundido en el pozo de la falsedad.

2- El asesinato no está justificado, el insulto está mal visto y la recriminación nos hace viejunos. Sólo nos queda ganarles, y eso tampoco es seguro que podamos conseguirlo. Ok, volvamos a repensar lo del asesinato… O pasar de todo y hacer nuestra carrera sin pensar en los demás.

3- Evitar los chistes vinculando los recortes de una carrera popular con los que se aplican en política (glups, se me escapó uno). Es un tema tan cansino como Invierno SoundMou 0,0 o parece una peli coreana subtitulada al pakistaní de esas que ponen en el Verdi.

PRIMERA PARTE: PATOLOGÍA

SEGUNDA PARTE: TIPOLOGÍA

_______________________________________________________

Otras entradas:

50 sombras del trail

Running vs cervezas

Correr, revolcarse y huir

Running, mentiras y cintas de pelo

Enemigos del correr

¡Peligro! Epidemia runner

Salir de la versión móvil