Cinco mitos sobre el running y la mujeres

we-can-do-it

Por suerte, parece de una época casi medieval lo de que el deporte es solo para chicos, costó más desanclar el vale, pero cada uno por su lado, y ahora el objetivo está en conseguir que el deporte femenino tenga el mismo eco y oportunidades que el masculino. Son pequeños muros que se han ido derribando a medida que esta sociedad ha ido madurando.

Y hasta aquí la lectura políticamente correcta.

Vamos a lo que mola, los encuentros y desencuentros,  a esa deformación de la realidad a la que nos tiene tan acostumbrado el atletismo popular, a esas sentencias que se repiten como un mantra y que luego poco tienen que ver con lo que sucede en la calle. Hoy toca tirar abajo algunos mitos de los cuales ellas son las protagonistas.

1/ Ellas no son globeras

Desde hace un tiempo se ha instaurado la cantinela de que las mujeres son capaces de llevar un ritmo sostenido con más eficiencia que el sector masculino (“tú sigue a esa tía que seguro que va clavando el kilómetro”, también una buena excusa para mirarle el culo, para qué vamos a negarlo).

Pues qué queréis que os diga, llevo contemplando el mismo porcentaje de hombres y de mujeres que salen a muerte y luego están mendigando oxígeno antes de completar media carrera. Ya sea por una estrategia fallida, por una ambición desmedida o por inconsciencia (a veces nos contagiamos del ritmo imposible de otros corredores o no hemos estudiado bien el perfil de la carrera), lo cierto es que en esto de pajarear no hay diferencia de géneros. Igual que con los pedos.

_

2/ Molestan si parten desde un cajón de salida adelantado

Una de esas falacias que se ha instaurado como un rumor adosado cada vez que se anuncia y que, ¡oh, sorpresa!, suelen tener más voceros en las redes sociales que el mismo día de la carrera (así es el anonimato de Internet). Una queja que sirve por parte de ellos tanto para excusar una birria de carrera como para ensalzar ese orgullo clasista creado a base de Mejor Marca Personal.

Y es que creo que la base en la que se apoya es más endeble que los recursos de la Pantoja para no entrar en la cárcel porque: a) solo se da en cajones delanteros; b) solo afecta a unas pocas féminas (las que tienen marcas más punteras); y c) por norma general son corredoras que están acostumbradas a lo que significa competir (salvo las excepciones típicas que he comentado en el primer punto). Que alguien me cuente un solo caso en el que un sub45 ha sido molestado por un sub 48 en los primeros metros de una salida porque él o ella eran más lentos. El principal problema en una salida no es ese sino la masificación que estamos viviendo últimamente en las carreras (también que el control de acceso a los cajones, no me olvido). Ah, una cosa: para convertirse en discriminación positiva antes debe afectar al otro sexo, y que yo sepa nadie te está expulsando de tu cajón.

_

3/ Son las únicas víctimas de las marcas para vender modelitos

VINTAGE RUNNINGPues claro que son objetivo de las grandes imperios basados en el deporte, pero eso responde a un solo motivo: los tíos ya estamos totalmente amortizados, no hace falta que vengan a buscarnos que ya desde hace un buen montón de años acudimos directos a ellos derritiéndonos con cualquier última novedad aunque ésta solo sea una ridícula modificación inapreciable en el nombre del artículo pero que-lo-cam-bia-to-do.

Ya, sí, ahora me contarás que tú nunca has caído… Pues hay una prueba del algodón que nunca falla: eres parte de ello en el momento que lo primero que miras al cruzarte con otro corredor es su modelo de bambas. Lo sé, putea convertirse en el hermano mediano al que aparentemente ahora nadie hace caso.

_

4/ Son mentalmente más fuertes

Que sí, que paren; que sí, que tienen la regla; que sí, que luchan en un mundo injusto (toma tres enunciados que, según el contexto en el que se suelten, rozan el machismo más rancio…).

Ok, ¿y qué? No niego que hay aspectos de nuestra vida rutinaria e indisolubles al sexo que afectan de un modo sensible en la vida deportiva y que son un buen punto de partida para fortalecernos en momentos duros, pero hacer de ello el santo y seña de las evoluciones como corredor hay un trecho: la mente no viene predispuesta al esfuerzo físico continuado sino que se ejercita a base de hostias, triunfos y humillaciones durante los entrenamientos. Vamos, que la mentalización se entrena mientras se corre, no viene ya predispuesta. Es lo que tiene generalizar: el sacrificio más absoluto y el vagueo más esclavizador no entiende, tampoco esta vez, de géneros. Y que, oye, también se puede tener antojos, soltar un moco a destiempo o clamar como una injusticia gremial una bronca merecida.

_

5/ Están porque es una moda 

Y  me apostaría una cerveza que también una buena parte del sector masculino que estáis leyendo esto. “Oh, ¿cómo te atreves?”… Bueno, ya me lo contarás cuando progresivamete pases de salir a correr como acto principal de tu vida a convertirlo en apoyo secundario de otra nueva disciplina. Y NO PASA NADA, subirse al carro del más reciente éxito alienante es algo que se ha dado siempre, no todos tenemos un ojo clínico para dar con una nueva tendencia que nos de un margen de tiempo suficiente para convertirnos en militantes recalcitrantes y originarios antes de que explote en manos del mainstream.

Seguro que en el currículo de experiencias vitales, hobbies o como te guste denominarlo de cada persona hay un montón de cadáveres que, visto con perspectiva, hasta dan para hacer chanza y cachondeo si tenemos esa sana capacidad de reírnos de nosotros mismos. Porque, sí, una vez te compraste unos pantalones de cuadros para acudir a un festival indie que ahora huele a rancio, intentaste hacer tus pinitos como DJ (para desgracia de los pabellones auditivos de tus colegas) y experimentaste esa pasada que es comer con las manos en un restaurante etíope.

Pero eso no quita que, para que cuando se supere la parte más surrealista y mediática del boom, no solo queden trotando elementos con apéndice central, ten por seguro que muchas de ellas también están aquí para quedarse definitivamente. En un país mucho más maduro en el atletismo popular como es EE UU (llevan más tiempo; nosotros aún estamos saliendo del huevo) se puede comprobar perfectamente: en las carreras, incluso en las de larga distancia, la participación femenina es equivalente ya a la masculina. Moda, sí, pero también mucha gente que hará de salir a correr una de sus pasiones imperecederas.

* Imagen de texto sacada de una campaña de Nike de los 70

12 Respuestas a “Cinco mitos sobre el running y la mujeres

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Amén hermano! Como uno de esos que se ha apuntado a la moda del running, veo en mis grandes carencias las virtudes de los demás: el tío fondón que corre como el diablo, el señor que te saca 20 años y también 20 minutos en meta, la tía culona que es imposible que corra más que tú y lo hace… no es que me dé igual, me gustaría poder correr a 3’/km mirando el paisaje, pero yo lo que quiero es correr, paso de modas, compro Levi’s 501 siempre que lo permite el bolsillo, y no quiero un antes y un después de ser corredor popular, sólo un antes.

    sigue con este blog que acabo de descubrir y me parece inigualable.

    Me gusta

    • Buenas, Diego,

      Curiosamente el atletismo popular es uno de los pocos deportes en los que complexión física y rendimiento no tienen que ir de la mano. Como bien dices hay gente presuntamente fondona que corren que se las pelan, musculitos que más que ir adelante balancean a los lados, gente mayor que te saca en una recta 30 segundos…

      A mi es algo que me gusta, nos vuelve un poco más naturales a todos y que nos tomemos esto de correr como un beneficio más que una competición sin cuartel.

      Gracias por las felicitaciones. Salud.

      Me gusta

  3. Reblogueó esto en THINKANDMOVE.ORGy comentado:
    La verdad es que leyendo este post, iba a hacerle referencia y escribir uno yo mismo con ciertas opiniones de algunas amigas corredoras, pero la verdad es que prefiero rebloguearos éste y ver qué pensáis sobre ello. Espero os resulte interesante. 🙂

    Me gusta

  4. Yo aún alucino con la exhibición que nos pegó Teresa Forn (nacida en octubre del 59) en la Marató de La Vall del Congost de marzo de este año. Nos llevaba (a mi y dos más que superamos la treintena pero no la cuarentena) montaña arriba a un ritmo endiablado por El Purgatori y hacia el castillo de Tagamanent. La señora tiraba a lo bestia y no se callaba. Nosotros sacando la lengua para seguirla y ella dándole a la sin hueso hasta que nos dijo “ahí, os quedáis!” en un avituallamiento mientras ella seguía tan pancha su carrera. Espectacular. ¿Sexo débil? ¡Y una mierda!
    Muchos tópicos pero poca realidad.

    Me gusta

    • En distancias largas, allí donde la punta de velocidad no influye tanto, se iguala mucho el nivel. En temas de resistencia poco a poco estamos a la par. Solo hay que ver los resultados de la Nuria Picas, ganando clasificaciones generales.

      ¿Sexo débil? Eso es ya otro mito

      Me gusta

  5. Me han gustado tus reflexiones David.
    Saber dosificar en carrera no tiene nada que ver con nuestro sexo, depende de si nos conocemos bien y si queremos lograr más de lo que podemos, efectivamente, desfondados al final de una prueba podemos andar las tías y los tíos.
    En los cajones delanteros molestan quienes no deben estar, principalmente la gente que no suele correr y se coloca en la barrera en la carrera igual que lo hace en el resto de cosas a las que asiste: exposiciones, Cortilandia, mostrador de la carnicería siendo el último número…
    Las marcas deportivas están aprovechando el tirón, saben que nos gusta ir monas y cada temporada revolucionan el vestuario, complementos, zapas…
    Hay mujeres mentalmente muy fuertes y otras que no lo conseguirán nunca, pasa lo mismo con los hombres, y en el deporte solo reflejamos una parte de lo que somos, si trabajamos la mente ambos sexos podemos conseguir progresos tantos como deportistas como personas.
    Y no sé cuántas habrán comenzado a correr por moda, a mí no me atrapan las modas, y sé que seguiré corriendo cuando esto ya no sea un boom y me dará igual si las mujeres volvemos a ser gran minoría.
    Un abrazo compañero.

    Me gusta

    • Pues estamos más o menos de acuerdo en todo, sobre todo en tirar abajo algunos roles asociados al género que en el deporte poco recorrido tienen.

      Ahora, no creo que las mujeres seáis minoría en el mundillo del atletismo popular, más bien creo que la mayoría estáis para quedaros.

      Salud, Maria

      Me gusta

  6. Pues yo estoy aqui de acuerdo sólo fifty-fifty… No voy a ser siempre parte del coro de palmeros jajaj. Yo, a la fémina runner que más conozco es a aquella con la comparto casa (también puedes cambiar la s por una m que queda más morboso) y a partir de ahí extrapolando (que es cuando la cagas en cualquier análisis de este tipo) podría decir que

    1.- ellas son más fuertes mentalmente que nosotros. Nosotros somos más quejicas, en general, más ansiosos de que nos pasen la mano por el lomo recordándonos que bien hacemos esto, y sobre todo qué bien hacemos “aquello”
    2.- creo que como norma general son menos competitivas, lo cual no quiere decir que corran #atopedepower sino que saben dosificar mejor sus energías sin piques del tipo “voy a machar al calvo aquel que me acaba de adelantar” pique propiamente masculino

    Dicho lo cual, y como no sé muy bien a qué conclusión llegar, que corran ellas, que corran ellos y que lo disfruten.
    Saludos fosfys

    Me gusta

    • La vida sin discrepancias sería muchísimo más aburrida y peligrosa, tanto como para construir toda una Corea del Norte.

      1- Acepto que por cuestiones de desigualdad social han tenido que luchar más que los hombres, del mismo modo también sucede con las clases sociales, el color de la piel… Vale para esos contextos y quizá como base para construir algo en otros distintos como el deporte. Pero creo, y esto es solo una apreciación personal, que la mentalidad deportiva se curra día a día entrenando y ahí lo que importa es el sacrificio y pasión que le ponga cada uno.

      2- Que sean más o menos competitivas es solo una cuestión de tiempo, el grupo más numeroso ha aterrizado hace nada en este mundillo y solo falta que poco a poco se les vaya inoculando el virus de la competición.

      3- Quedamos en el recreo para liarnos a hostias, es la única manera de que uno de los dos ceda (tranquilo, siempre solía perder yo).

      Salud, Novatillo. Pasadlo genial en la Behobia.

      Me gusta

  7. Pingback: Consejos exprés para la UniRun | BLOGMALDITO RUNNING PUB

  8. Pingback: Consejos exprés: Unirun | BLOGMALDITO RUNNING PUB

Deja un comentario (si quieres)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s