¿Por qué lo llaman running cuando quieren decir sexo?

LIGAR RUNNING

Seguramente cada nuevo capítulo que pongas en práctica de la Guía de ligoteo para corredores en celo se acabe convirtiendo en otro estrepitoso fracaso en tu vida amorosa, sólo comparable a ser adelantado en carrera por ese vecino reumático que se queja del más mínimo decibelio de más al conectar el spotify (para ese espécimen el volumen correcto está entre cero y “¿por qué no enciendes la radio en casa de tu puta madre?”). Pero como en la insistencia está el éxito (también la carcel: es algo que muy cruelmente se le ha acabado denominado acoso) no me rindo en el cometido que todos nos vayamos acompañados y calentitos al catre (y más un fin de año).

___

¿CUAL ES EL MEJOR MOMENTO PARA ATACAR?

Hay que partir de esta premisa: en carrera ellas van a competir, el resto es secundario. Rebajar marca o llegar a meta es un logro que en muchos casos les reporta más felicidad que un polvo condescendiente.

¿Entonces es mejor descartarlo? No, tampoco es cuestión de rendirse de buenas a primeras (tampoco de ser un pesado… queda una noche larguísima para llegar a ese momento de vergüenza ajena).

La mejor forma de salir victorioso es pensar que una carrera popular es el sitio ideal para ponerse con los preparativos: vamos, el colocar las velas y adornar el ambiente con la música de Barry White para enternecerlas (ok, tú prefieres Pablo Alborán, que le vamos a hacer…). Luego ya vendrá la noche y la juerga sin fin para acabar de rematar.

De ahí el motivo por el que abogo por acudir a carreras vespertinas y en vísperas de festivos: el ligoteo es una disciplina que va más allá del aquí te pillo, aquí te mato, las bufandas más chulas tienen tras de sí un buen puñado de horas de tricoteo denodado. Las carreras populares dentro del arte del ligoteo, en conclusión, son la versión moderna e (In) sana del birreo/vermut previo a la gran juerga, allí donde pillamos el punto (aunque siempre lo acabamos situando tres pueblos más allá de donde debería… error de cálculo totalmente comprensible), donde nos volvemos altamente sociable y donde comenzamos a poner boca arriba algunas de nuestras cartas (hasta con la mejor jugada siempre iremos de farol, cosas de no saber interpretar las reglas del juego).

___

LAS CINCO FASES DEL LIGOTEO EN LAS CARRERAS POPULARES

Debería ser sencillo (“Hola, me gustas: ¿quieres que comencemos un intenso romance que no sé cuanto durará pero sí donde debe acabar (en tu cama, rica)?) pero al ser humano le encanta hacerlo todo mucho más difícil para después envolverlo en toneladas de leyenda dulzona y melancólica a lo Diario de Noa o, peor aún, a lo Lost in Traslation (con el dolor de huevos Bill Murray se podría hacer una segunda parte situada en los prostíbulos de medio Tokio). Pero aún así, lo voy a hacer más fácil y esquemático que el guión con el que sustenta cada capítulo de El Equipo A:

L-I-G-A-R

Localizar

Insinuar

Galantear

Atacar

Rematar

Diario de Noa Running– Calentamiento: Esta fase es esencial, aquí debemos comenzar a LOCALIZAR los objetivos, hacer una clasificación y dar en el clavo con la persona a la que  queremos meter un ídem. Y eso es una labor de visionado que se agradece aunque finalmente no acabes pillando cacho, ¿Por qué te crees que se llama calentamiento? Pues simplemente porque se encienden nuestros instintos más ocultos.

Escucha disimuladamente sus conversaciones (ellas siempre quieren ser escuchadas, sino fuera así no chillarían tanto mientras se reúnen más de dos) , un running lover de pro es un camaleón que sabe adaptarse a las necesidades de cada fémina: si hablan de marcas deportivas debes convertirte en una fashion victim colgado de gadgets y ropa tan chula y moderna que dentro de cinco minutos se convertirá en hortera (ya lo era en ese mismo instante, siento revelarte esta verdad tan dura); si su conversación versa sobre batir registros tenemos que disfrazarnos de hombre competitivo que no sabe donde están sus límites sólo saben donde no están (y sí no te los inventas); ahora, si la charla se encamina al fiestón que va a venir después… pues ahí tienes muchas más probabilidades de triunfar. Todo es cuestión de a qué altura quieras ponerte el listón.

– Carrera: Deberíamos adoptar para nuestro potencialmente erótico plan de ligoteo la técnica del menos a más que cualquier corredor experto e inteligente afronta en la competición… o sea, esa estrategia que sólo el 10% del total y seguramente un 1% de los que estáis leyendo esto (en caso contrario estaríais  haciendo series ahí afuera y no aferrándoos a este clavo ardiendo -que juego da la palabrita, eh- que es el que os creáis que yo os voy a salvar vuestra vida sentimental) le lleva al éxito y a batir cualquier marca establecida a un metro a la redonda.

Hay que coquetear con el el límite pero nunca acabar de traspasarlo: INSINUAR en los primeros kilómetros, el aquí estoy pero como que no te hago ni puto caso, y en los momentos que la cosa se pone dura (estoy hablando de la carrera, mentes sucias) GALANTEAR de forma disimulada de fuera hacia adentro (o sea, primero ser amable para todo el mundo y si ves que la reacción es positiva ir centrando el foco de atención poco a poco hacía ella, eso sí, sin parecer que les haces un favor ya que eso resta valor a su victoria atlética, y por ahí ya te digo que no pasan, que son muy suyas las running girls… o eso leí en la VOGUE) con pequeñas buenas acciones del día: preguntar a un corredor que está parado si se encuentra bien, avisar de una curva cerrada o un pilón inesperado en medio del circuito…  o un motivador  “Vamos, que ya lo tenemos hecho” que es mano de santo.

– Pos Carrera: Ellas llegan destrozadas y tú seguramente el triple (correr y ligar es algo que o se lleva en los genes o acaba produciendo un desgaste físico y moral mayor que estudiar unas opos sin tener enchufe), pero hay que aprovechar que están bajas de defensas y chutadas de adrenalina para ATACAR. Ahora es cuando se muestran más sociables y extasiadas que nunca, así que toca hacer de buen samaritano: no hables de  tus logros, mejor despierta su apetito oral con alguna frase para que ella pueda soltar toda la  verborrea y tú ves apoyando con algunas sentencias low cost que empaticen y refuercen su discurso, déjala encima de un altar y vislúmbrale un futuro aún mejor… si puede ser al lado tuyo (ya sabes:  “pues hay una zona para entrenar  muy chula que…”). Llevarla a un punto donde se difumine la línea que separa el running de la vida de verdad. Y a partir de ahí… “¿Qué haces esta noche?”

Fiesssshta: Vale, aquí no tengo que darte ningún consejo, hemos sido adiestrados en las artes amatorias universales gracias a las pelis con Meg Ryan pre operada de coprotagonista, de algunas sabias lecciones extraídas de ese documental sobre la vida unineuronal que es Mujeres, Hombres y Viceversa y de imitar torpemente las técnicas del ligón de nuestro grupo (o rebañar las sobras en forma de amiga acompañante de la buenorra). Pero sobretodo, hemos aprendido de darnos mil hostias previas a como diría como diría Robe  “llegar a la cama y… joder, que guarrada sin ti”. Ahora la pelota está en tu tejado y toca REMATAR.

PD: También hay otra técnica que se titula SÉ TÚ MISMO… Pero, vamos… ¿Quien se atreve a ser tan insultántemente descarado?

*Grafismos posibles gracias a la ayuda genial de clker.com, 4photos.net y fanpop.com

________________________________________________________

– Formas torpes de tirar la caña en una carrera popular

– Ligar en una San Silvestre (es posible)

10 Respuestas a “¿Por qué lo llaman running cuando quieren decir sexo?

  1. David,
    Però … tu quines curses corres? Potser que seleccioni les meves curses amb unes altres criteris … Bones festes, per cert.

    Me gusta

  2. David David….aquest canvi de calaix que fas a Nassos! jaja, ja ens entenem no?

    Me gusta

  3. Unas buenas risas David,

    pero en serio te planteas todas esas cuestiones cuando acudes a una carrera y, de ponerlas en práctica, te han dado resultado alguna vez?? Por cierto supongo que estas al tanto de que existen sitios más adecuados para el noble arte del ligoteo…. 🙂 😉

    Salud para el nuevo año!!

    Me gusta

  4. Jajajaja muy buena respuesta David

    Una pregunta, me quedé sin inscripción para la Cursa dels Nassos y mañana voy a correr la Sant Silvestre de Castefa, tienes algún consejo para afrontarla o nunca las has corrido?

    Saludos

    Me gusta

    • Lo siento pero poco te puedo ayudar, la parte que más he corrido de Castefa es la marítima, tanto en la Marató del Mediterrani como en la Mitja de Gavà y por ahí ésta no pasa.

      Disfrútala.

      Me gusta

  5. Qué buen post David. A ver si se toman en serio tus consejos! jajajaja … porque he visto cada cosaaaaa. Así me gusta, adiestrando al prójimo 😉
    Estás haciendo una buena labor por la comunidad!

    Me gusta

Deja un comentario (si quieres)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s