¿Vale la pena vivir un maratón?

Por si te pregunta alguien que si merece la pena enfrascarse en tal batalla… Maratón es esto:

El sueño del Algún día.

La certeza del Ahora es el momento.

El gesto valiente con pulso tembloroso de hacer click a Confirmar inscripción.

La confianza extrema de las primeras semanas.

La bravuconería de las siguientes.

El no hacer caso a los signos de alarma. Total, falta un mundo.

Las primeras dudas que surgen al cerciorarse que esto va en serio.

El venirse arriba cuando alguien te dice un Estoy seguro que serás capaz de hacerlo.

El hundirse cada vez que te sueltan un ¿Te lo has pensado bien?.

La sensación de vértigo al comprobar que caen las hojas del calendario más rápido que tu asimilación del entrenamiento.

El mundo que se te viene encima a la más mínima molestia.

El alivio de comprobar que es una falsa alarma.

El martirio de tener que decir No a un rico banquete o a otra cerveza más (luego comprobarás que correr y vida disoluta pueden ir perfectamente de la mano).

La lucha sin cuartel contra ese sofá y manta tan tentadores cuando el frío acecha.

vale-la-pena-vivir-un-maratc3b3n-2

Alcanzar un pacto de no agresión con el despertador cada vez que tienes una carrera de preparación o un entrenamiento de calidad.

El aferrarse al Valdrá la pena para machacar los temores.

Convertirte en una persona monotemática a falta de un mes. Esa santa paciencia de los que te rodean bien tendrá que ser recompensada, ¡eh!

El agotador esfuerzo mental de frenarse para llegar a tope a la línea de salida. It’s Tappering time!

El manojo de nervios en que te conviertes la semana previa.

Esa resignación que baila entre el optimismo de haber cumplido y el pesimismo de que siempre puedes hacerlo mejor que hay tras el La suerte está echada.

Ponerse como Falete a base de pasta, se abre la veda de acumular reservas para el gran día.

El escalofrío al ver pintada la línea azul en el asfalto. Sensación que intentarás captar con una buena foto en tu móvil. No falla.

La última salida en solitario, sin presiones ni exigencias, en el que te cuentas tu vida y por fin te das cuenta que todo esto ya ha valido la pena… Se le llama armonía.

La borrachera abrumadora de ambiente maratoniano cuando vas a ir a recoger el dorsal.

Hacer la mochila con el mismo tacto y displicencia que si estuvieras desactivando una bomba.

No pegar apenas ojo la noche previa.

Levantarte 30 segundos antes de que suene el despertador. Primera batalla ganada.

El desayuno calculado hasta la última caloría, vestirse con más detalle que el día de tu boda, la última revisión exhaustiva del equipo.

El silencio sepulcral hasta la llegada al recinto, dentro de ti sí que hay un escándalo de gritos y posiciones encontradas.

El calentamiento más analítico que has hecho en tu vida. Todo está en orden.

La sensación de pequeñez en el momento que entras en tu cajón de salida, algo que se diluirá al empatizar con el temor lógico del resto de corredores.

vale-la-pena-vivir-un-maratc3b3n-3

La mirada perdida pero confiada hacia el infinito.

Esa mezcla de paz y desorientación en el momento de sonar el disparo. Acabas de despertarte, esto es REAL.

La sorprendente facilidad de los primeros kilómetros

El engreimiento de los siguientes. Ahora ya no queremos terminar, también queremos arrasar.

La rutina que se apodera de tus piernas.

La cabeza que comienza a carburar para ir marginando cualquier pensamiento negativo.

Los primeros síntomas de agonía, ahora sabes que estás en un MARATÓN.

Cruzar el media maratón donde haces balance de daños y perjuicios. Vamos bien… Pero queda un mundo y esto es duro, joder.

El comprobar preocupado que el ritmo ya no es tan vivo.

Cambiar los planes, o sea, volver al plan inicial, el que está hecho desde el respeto, la confianza y el temor: el plan inteligente.

El muro que te golpea duro. Demasiado tarde.

El ¿Por qué coño me metí en este infierno?

La palabra ABANDONO que taladrea en lo más hondo de tu alma. El esfuerzo mental y de orgullo para que no te conquiste.

El continuar a tientas y barrancas como si llevases atados a tus tobillos unos grilletes.

El Nunca más vuelvo a repetir.

El darte los mimos y cariños que realmente te mereces. Quiérete, es ahora cuando necesitas realmente confiar en ti mismo.

El volverse a repetir una y otra vez el mismo mantra Seguro que valdrá la pena cruzar la meta (ya que aún no sabes que ya vale la pena estar ahí metido).

Esos puntos kilométricos finales que siempre están en el horizonte y siempre demasiado lejos.

El rascar energías de una botella de agua, de un pedazo de fruta, del grito de un aficionado, del recuerdo de por qué estás aquí y todo lo que has hecho para conseguirlo.

Tus piernas que ahora ya son de cemento armado.

El km 40, ese momento en el que una leve sonrisa que quieres soslayar comienza a vislumbrar que esto va a buen puerto.

Los últimos metros que parecen kilómetros. Quizá tu cabeza tenía algo de razón.

El calor del público que te señala la meta

La alegría asfixiante del último km.

Esa lágrima imbatible al ver la línea de la llegada

La batidora de sentimientos tras cruzar la meta.

La sensación de vacío que te queda después.

El abrazo sentido con los tuyos y… derrumbarse.

La verborrea irrefrenable de ese niño que tiene una gran aventura que contar.

El mirarse una y otra vez la medalla que te han colgado, es de latón pero sabe como si fuera de  platino.

La jornada de embriaguez mental hasta que caes rendido en la cama. Estás en otro planeta.

El andar como un cowboy y ver los escalones como si tuvieras que escalar el Himalaya a partir el día después.

La sonrisa boba de las semanas siguientes.

Los ojos vidriosos al recordar la experiencia

El… ¿Cuándo es la próxima?

¿Y aún te preguntas si vale la pena vivir un maratón?

_______________________________________________________

68 Respuestas a “¿Vale la pena vivir un maratón?

  1. Perquè he passat per la major part de les etapes que descrius i perquè continuo tenint la mateixa por que la primera vegada, la resposta és: sí.

    Me gusta

  2. este post me llega en mal momento, ya que por mi cabeza habia pasado la idea de hacer mi primera maratón, y lo tenia ya descartado…..no provoques más David!

    Me gusta

  3. Com casi sempre…molt bon post David! Estic en els primers motius… ahir mateix ja no vaig tenir forces (ni ganes) de fer una tirada llarga…nomes l’entrenament ja es dur (i pesat) no em vull imaginar lo q em queda per davant fins al 16 de Març. 🙂 Si, Molt d ‘optimisme!

    Me gusta

  4. Un repaso muy acertado al tránsito de preparar un maraton

    Me gusta

  5. No me’ls havia plantejat d’una manera tant ben plantejada com ho has fet, però segurament aquests són els principals arguments que van anar venint al meu cap fa uns mesos abans de començar a preparar-la seriosament.

    De fet, alguns d’ells ja els estic començant a viure, i m’alegra veure que vaig complint fil per randa els teus punts. Molts d’ells, en altra mesura, els vaig viure quan vaig fer la meva primera 10k i, anys després, la meva primera Mitja Marató. Son moments que no s’obliden i que no he tornat a experimentar en curses posteriors de la mateixa distància (ni tan sols quan he fet millor temps de l’esperat).

    Fins i tot he fet un blog per automotivar-me i recordar-me cada dia que aquest és el meu objectiu!

    Gran post!!

    Me gusta

    • Hola Joanet,

      Tens raó amb que questa sensació s’experimenta en totes les ‘primeres vegades’. El meu primer 10k de veritat vaig tenir una sensació semblant al de la meva primera marató, encara que aquesta última va ser molt més intensa pel patiment que comporta.

      Només et puc dir el mateix que al comentari anterior: gaudeix dels moments i bons i els que ho semblen (però que quan ho vgis amb distància sabràs que també eren positius).

      Salut i sort.

      Me gusta

  6. Increíble el post!!!! Qué envidia me ha dado. Yo veo tan lejos eso todavía que me parece imposible… Pero la verdad es que cuando veo cómo llega la gente a la meta, se me aguan los ojos de pensar que algo así se puede hacer. El año que viene hago mi primera 1/2 y ya estoy acojonada… Mucho respeto le tengo a la maratón… Pero sí, me has despertado la envidia cochina hacia vosotros… Algún día será!
    Me ha encantado 😉

    Me gusta

    • Y no hace falta acercarse sólo a los maratones, ayer mismo con la llegada a meta de los corredores que completaron les ’24 hores d’atletisme en pista’ uno pudo revivir perfectamente esas mismas sensaciones. Pero como todo, hay que ir paso a paso, hacer tu primer 10k , tu primera de montaña, tu primera media siempre son experiencias similares aunuqe no necesiten tanto tiempo de dedicación previa.

      Salud Irene.

      Me gusta

  7. Magnífico post. Hace dos semanas acabé mi primera Maratón en mi ciudad Málaga y ha sido tal y como lo dices, la arrogancia al principio, las dudas que van surgiendo por el camino y finalmente una lucha mental contra ti mismo buscando cualquier resquicio en tu mente que te sirva para no venirte abajo y continuar con el ritmo. Aunque suene a frase típica, lo cierto es que es tal y como leí una vez por ahí “una Maratón es lo más parecido a vivir una vida entera condensada en 42 km”. Muy bueno también la mezcla de sensaciones al acabar entre alegría y vacío (¿y ahora que?).

    Desde luego lo que no hay duda es que en mi opinión aunque sea duro merece la pena.

    Un saludo y sigue escribiendo estos post tan buenos!

    Me gusta

    • Buenas Álvaro,

      Ese cóctel de emociones que se mueve en una milésima de segundo entre el cielo y el infierno es lo que hace diferente al Maratón de cualquier otro tipo de carreras. Es tan dura como edificante, tan cruel como finalemente justa.

      Me alegro que la hayas disfrutado/sufrido en todo su esplendor, un recuerdo que queda grabado en la retina para siempre.

      Salud.

      Me gusta

  8. Buenisimo David !! yo estoy en los 16 primeros puntos de la entrada , el resto los voy a ir descubriendo poco a poco , pero el hecho que mientras leia, se me hayan puesto los ojos vidriosos , supongo que quiere decir que empiezo a intuir el resto de puntos . Me ha encantado ..
    Un saludo

    Me gusta

  9. Crack!!! Llevas un muy bien ritmo de posts y de muy buena calidad. Sigue así.
    Yo he pasado más o menos por los mismos puntos, pero de forma desordenada. Mi primer maratón fue un desastre. Es lo que pasa cuando te apuntas 3 semanas antes, porque tus “amigos” te lían, has hecho tres medias maratones y has acabado sobrado y te crees que igual no es tan difícil…el muro, el tío del mazo, bajando de la torre Agbar y cruzando puente de Calatrava me puso en mi sitio. Creo que en ese momento viví mi peor rato en mi historia deportiva. Los 12K más largos y duros que jamás he corrido y andado, porque simplemente no podía, y yo “siempre puedo”.
    La segunda ya fué otra historia. Un año después, más maduro, mucho más entrenado y con más confianza, gracias en parte a los amigos antes mencionados…curioso,¿no? Siempre he sido de los que aprenden a base de prueba y error. Necesito los fracasos para no repetir desastres.
    Luego ya pasé, ese mismo año a probar con una maratón de montaña (42K 3000D+, casi ná!). Otra vez liado por mis “amigos”, que esta vez ni siquiera se presentaron a la línea de salida. Resultado: primer abandono en una carrera. Cierto és que fué por motivos de salud. Mi estomago se cerró y no salía nada ni por abajo ni por arriba. Desgraciadamente tampoco entraba nada, ni sólido ni líquido…
    Año nuevo (2013) y cambio Maratón de BCN por Maraton de montaña (Vall del Congost), mismo día de marzo. Esta vez sí cruzé la linea de meta. Me emocioné (y es raro, porque soy frío como el Raikonnen del Running) 1 hora después, cuándo volvía en coche desde Aiguafreda. En ese momento, un pájaro se estrelló contra el cristal del vehículo. Cuál Batman runneril supe que era una señal, podría volver a estrellarme si me confiaba. 3 meses después volvía al lugar del crímen. La Maratón de Montaña que me hizo abandonar. La acabé domando y casi 7 horas después de salir, cruzaba la línea de meta, a un ritmo por debajo de 5′ el K (para mí esta bien).
    Llevo 4 Maratones completadas (2 BCN asfalto, 2 de montaña). Cada una de ellas distinta. Cada una de ellas especial. Aún dudo cuando me pongo el dorsal y caliento…imaginare hasta que punto que, en la última, después de haber dormido solo 2 horas, sólo iba a recoger la camiseta e irme hacia casa…el dorsal y una carrerita hasta el coche cambió mi decisión…acertadamente.
    ¡PERDON POR LA CHAPA!

    Me gusta

    • Nada de chapas (sino yo, que soy el de los textos eternos, tendría un serio problema de autoestima).

      La filosofía de que cada maratón es diferente es totalmente cierta, algunas tendrán mejor recuerdo que otras pero todas te marcan para siempre. Y eso es algo que valoro de salir a correr.

      Ah, y no hay mejor manera de avanzar que tropezando, es la salsa de la vida!

      Salud.

      Me gusta

  10. Ja estic inscrit a la que serà la meva primera marató. A casa, a Barcelona. Ja porto quatre setmanes i encara ho veig molt lluny però en quant miro el calendari i llegeixo aquesta entrada, potser no l’és tant. Jo, el que ara s’anomena el mur ja ho he patit fent altres coses així que aquesta part no crec que sigui nova. Em preocupa més no patir problemes musculars. Tot i així, ja puc marcar els primers punts que has dit i suposo que aniré fent.

    Salut

    Me gusta

    • Hola Jordi,
      Haver experimentat ja el mur es un avantatge que et permetrà poder resoldre millor la situació (sobretot no deixar de passar mai cap avituallament i anar a un ritme cómode). De totes menares no deixis de desconfiar, sempre te alguna d’amagada la molt f…

      Salut i molta sort.

      Me gusta

  11. Ya te he dicho algo por Twitter, pero también lo haré por aquí.

    A mi no me has puesto los ojos vidriosos. A mi me has hecho saltar dos lagrimones como puños. Supongo que es porque lo que viví hace un año queda a un mundo de distancia de todo lo que había vivido hasta entonces en esto del gastazapas.

    Yo me desvirgué con una media maratón (la de Granollers), casi a lo loco. Llegué a meta destrozado pero sin dejar de correr y sólo sentí alivio por acabar. A partir de ahí, otras medias y varios 10K donde jamás sentí nada que no fuese alegría si conseguía MMP o simplemente una ligera sensación de orgullo por haber vuelto a cruzar una meta.

    Pero ¡ay amigo, con la Maratón hemos topado! Como le he dicho a más de uno, por ahora en mi vida tengo cuatro (cinco) momentos de una intensidad emocional que siempre recordaré: ver a mi mujer entrar en la iglesia el día de mi boda, ver nacer a mis (dos) hijos, ver a nuestro coche encarando la última recta de meta en las que acabarían siendo nuestras últimas 24 horas de Montmeló y, hace menos de un año, completar mi primera maratón.

    El cúmulo de sensaciones que viví durante la prueba, pero especialmente el cómo rompí a llorar a 20 metros de la meta, cuando mi cabeza (y mis dos compañeros) dijeron “Sí, has llegado, has completado una Maratón” fue algo que, cada vez que lo recuerdo, vuelve a provocarme escalofríos y a empañarme la visión.

    Me sentí orgulloso de mi mismo cuando asimilé que había terminado una media maratón, me sentí orgulloso cuando bajé de 50′ en un 10K, pero me falta la prosa suficiente para describir cómo me siento por haber terminado una, y además la primera, Maratón.

    Nos vemos en la línea de salida el día 16 de marzo. No sé cómo será la segunda, pero te lo haré saber de una forma u otra 🙂

    Me gusta

    • Yo creo que como la primera no hay ninguna. después ya vas controlándolo todo. Pero, aun así, hay un momento que todo hace click y lo que parece una simple carrera al final se acaba convirtiendo en una aventura de tomo y lomo. Es ahí donde el maratón es diferente a todas las demás pruebas (aunque quizá puedo incluir también algunas de montaña y otras del mismo estilo), te quedas sólo (aunque hayan 10.000 más) contigo mismo. Y eso es… genial, que te voy a contar que no hayas explicado maravillosamente en tu comentario.

      Salud Ivan.

      Me gusta

  12. Solo de leer tu crónica se me pone el “gallina de piel”.
    Justo ayer tuve un entreno de 6km de rodaje y 3 series de 2.000 en pista, y ya el hecho de afrontarlas me daba respeto porque caí en la cuenta de que un 16 de diciembre está a tres meses del 16 de marzo, y los temores siempre aparecen antes que cualquier otra sensación.
    Luego, nada, el 16 de marzo será pensar en: que si he hecho pis con tiempo, que si los cordones están apretados en su punto, que si el corno está a “0” para el pistoletazo, que si voy untado de vaselina en los puntos de fricción… Y este año me acordaré de este decálogo que citas y tendré el coco algo más distraído y al acabar comentaremos la jugada y nos reiremos de los temores de las series en pista del 16 de diciembre.
    Un placer leerte, gracias.
    Xavier

    Me gusta

  13. Esta temporada me he planteado el reto de correr mi primera Media (BCN), y leyendo tu post el sentimiento de ilusión se hace más grande. No es una Maratón, pero creo que mis sensaciones (teniendo cuenta que el desgaste físico no sea tan duro) serán muy similares.
    Muy motivador. Gracias David!

    Me gusta

    • En todo lo que es retar lo desconocido intervienen los mismos factores: temor, esperanza, dedicación, confianza… Así que, no, no está para nada desligada la ilusión por correr una media, un maratón, adentrarse en un bosque o debutar en una carrera popular.

      Mucha suerte en tu reto Chus.

      Un saludo.

      Me gusta

  14. Gran entrada David; yo me he quedado a medio camino de la preparación de mi primera, y comparto plenamente las sensaciones iniciales.
    Cuando pueda correrla( sin duda la correré) imagino que compartiré las siguientes. Sigue así.

    Me gusta

  15. Moltes gràcies per aquest magnific llistat de raons i motius. Me’l guardo… pel 2015! Ara tinc més clar que mai que val la pena córrer una marató!

    Amb 48 anys he deixat el tabac i m’he posat a córrer (www.correrporfumar.wordpress.com). I completar una marató em faria una il·lusió que ni el mur del quilòmetre 30 em tirarà avall 🙂

    Així que seré pacient, aniré pas a pas i sobretot aplicaré la norma: “No te la juguis!”. Vull arribar en condicions de completar-la i preparar-la amb seny. Tinc més d’un any per endavant i per anar cobrint etapes: 5km, 10, mitja i… marató!

    Gràcies de nou!

    Me gusta

    • Gràcies a tu per acabar de llegir-ho sencer (totes les entrades em quedan sempre massa llargues…).

      Tu ho has dit: anar pas a pas i tenir clar l’objectiu: la primera es per disfrutar-la així que si em de baixar una mica el pistó per no acabar agonitzan millor.

      Molta sort Alfonso.

      Me gusta

  16. David, como tus otros posts, realmente bueno. Muy bueno.
    Yo corrí el pasado Abril mi primera 1/2 en Madrid. Había empezado a correr hacia nueve meses. En ese tiempo perdí 35 kg. Al cruzar la meta se me saltaron algunas lágrimas. Acabé gracias a mi hijo, que vino conmigo y me sostuvo anímicamente. En meta descubrí que realmente no iba bien preparado. Hubiera necesitado más meses de correr para adaptar mi cuerpo. Entonces tenía 53 años.
    En Abril volveré a correr otra Media si no pasa nada. Bueno, dos, porque me ha dado la neura.
    Pero la Maratón es algo para lo que no me considero preparado, ni mental ni físicamente. Aún. El aprendizaje de la Media no lo olvido.
    Pero al leer tu post me he sentido más reforzado en mi objetivo de atacar una Maratón. Porque todas esas sensaciones son las que no se pueden transmitir. Hay que vivirlas. Y yo quiero vivirlas.
    Gracias por el post y por crearme aún más ilusión. Y creo que no sólo a mi.
    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

    • Buenas Jesús,

      Si te ha servido para motivarte sólo puedo decir que “misión cumplida”. realmente vale la mucha pena vivir un maratón con todas sus consecuencias (sufrimiento, diversión, ilusión, coraje, miedo…) pero creo que estás dando los pasos correctos, hay que ir quemando etapas antes de dar el salto, es la mejor manera para poder disfrutarla plenamente.

      Salud y suerte.

      Me gusta

  17. És exactament així, tan bé como ho descrius. I encara afegiria un altre motiu en el meu cas i en el de molts altres: que quan menys t’ho esperes i més ho necessites, topes amb qui més estimes. Perquè ells, els nostres estimats companys i seguidors incansables, també fan la marató. De vegades apareixen entre el públic com una alenada energètica i durant els 42 km 195 metres van amb nosaltres, en tot moment i ens empenyen fins l’arribada. I al final també plores perquè penses que estaran orgullosos de tu.

    Me gusta

  18. Yo he tenido la suerte de disfrutar esa experiencia 20 veces y pasado mañana será la 21. No me he puesto ningún reto de hacer montones de maratones, solo puedo decir que cada una de ellas es como la propia vida con todas sus fases y que mientras pueda y sobre todo DISFRUTE que lo hago, seguiré corriendo!!!!! Me ha gustado mucho tu post (acabo de descubrirte por cierto)

    Me gusta

    • Tu lo has dicho Javier,

      Cada Maratón es un mundo, una aventura en la que se parte del mismo sitio pero que te lleva siempre a lugares desconocidos. Es por eso que siempre acabas repitiendo.

      Un saludo y disfruta de la 21 tanto como de las 20 anteriores.

      Me gusta

  19. Un post sensacional, David! Tinc una raó que em penso que no apareix a la llista, i que és poder gaudir de la preparació prèvia de la marató en grup. Sense la intenció inicial de fer-la segueixo un pla de Marató amb més companys i amics amb la idea d'”agafar fons” de cara a pròximes curses, però l’entusiasme col·lectiu que es genera (i només fa 1 mes que hem començat el pla) m’està arrossegant irracionalment a inscriure-m’hi. Fer tot l’entrenament previ sense la cirereta final sembla un xic estúpid, oi? 😉

    Me gusta

    • Pies tienes mucha razón, Magda,

      Poder compartir ilusiones, miedos y penurias es una de las grandes experiencias que uno puede vivir en el tránsito a un maratón. Con todo lo aprendido llegarás a la línea de salida con una verdad irrefutable interiorizada: más allá de marcas y objetivos todos somos igual de humanos y… debiles. I aixó és molt bo.

      Gaudeix de tota aquesta fase i de la teva marató, com la primera no hi ha cap de semblant.

      Salut

      Me gusta

  20. Pingback: Guía para el debutante (y el que no) en la Marató de Barcelona | BLOGMALDITO RUNNING PUB

  21. Pingback: Consejos exprés para la UniRun | BLOGMALDITO RUNNING PUB

  22. Pingback: Marató de Barcelona 2015: Sin miedo no hay aventura | BLOGMALDITO RUNNING PUB

  23. Pingback: Marató de Barcelona 2015: el recorrido explicado | BLOGMALDITO RUNNING PUB

  24. David
    De lo mejor que he leído en mucho tiempo. Por un momento he pensado que eras un clon, ya que ha sido revivir mis experiencias a cada frase leída.
    Me ha pegado un subidón que no se yo si de esta acabo metido en algún “gesto valiente” ese que describes…

    Me gusta

  25. Osti, no sé com he anat a parar avui a aquest article. De fet havia començat a llegir el de desmitificar la marató. Quines ironies!
    Diria que ja el vaig llegir al seu dia, però ara que tinc l’experiència de la meva primera Marató l’he trobat sublim, excels, apostoflant!
    Em sento extrany quan en parlo amb algú que no corre i em mira raro. Ara veig que som molts els raros!

    Me gusta

  26. Pingback: Consejos exprés: Unirun | BLOGMALDITO RUNNING PUB

  27. jordimercaderseral

    Aquest diumenge estaré a la sortida de la meva primera marató.
    No tinc cap dubte que és una experiència per viure. Però tinc por.

    Por de que, acabi o no, l’acabi com l’acabi, miro enrere, veig on soc i em pregunto: ¿quin és el meu límit?

    Fa menys de 3 anys jo no podia correr ni 100 metres seguits. !!!100 metres¡¡¡ Aquest diumenge tinc la oportunitat de correr aquest 100 metres multiplicat per 422 cops.

    Me gusta

  28. Este próximo 11 de Diciembre será mi primer maratón. leer cada frase de tu escrito me hizo vivir lo que esta por venir y lo que ya he empezado a vivir en mi entrenamiento, ese algo que se siente en el pecho que aun no se que es, el estar buscando vídeos y escritos que me ayuden con el reto que tengo enfrente, gracias por tocar las fibras mas profundas de mi corazón. Mi reto.mi sueño, Maratón Poweraid Monterrey 2016 es la forma que elegí para llegar a mis 56 años . saludos desde Mexico !.

    Me gusta

    • Pues mucha suerte, Cesar. Correr un maratón no te va a cambiar la vida pero ten por seguro que no se te va a olvidar nunca.

      Un abrazo y espero que la disfrutes del primer al último metro.

      Me gusta

  29. Ja saps que sóc un amant de la marató i ja poques coses em sorprenen, però a més de fer-me reviure tants moments també m’has emocionat. Que gran que ets, maldito. A València t’ha d’anar bé, collons.

    Me gusta

    • Ho sé, ho sé. Pocs com tu i amb un currículum tan envejable de sub3h (jo, després dels meus fails, ja dic que col·lecciono sub3h10′ XD). M’alegra molt que t’hagi agradat, especialment venint de tu.

      Salut!

      Me gusta

  30. Que ganas de volver a correr un maratón. Genial David. Eres un crack.

    Me gusta

  31. El 4/12 després de la mitja de Mataró prenc la decissió. Però el teu post pica a qualsevol!

    Me gusta

  32. Pingback: El km 1 de la maratón | BLOGMALDITO RUNNING PUB

  33. Esto es realmente horrible… sólo da que ganas de correrla!

    Duda personal: estoy esperando la actualización de tu calendario para debutar en media este otoño-invierno, junto con Behobia (no sé si sería mejor la primera media antes o después). Crees que enganchar eso con media de BCN y Maratón de BCN sería subir demasiado rápido para alguien que lleva sólo un par de años haciendo 10k?

    Me gusta

    • Buenas, Omar,

      Pues todo depende més del tiempo que lleves corriendo que compitiendo para decidir si la Marató te llega pronto o justo a tiempo.

      El camino que indicas no me parece descabellado (sí, tengo pendiente los calendarios; tras la Marató prometo que será lo primero que actualizo) y sí que metería una Mitja antes de Behobia que, aunque es un km más corta, es bastante más exigente que la mayoría de 21k de por aquí. Esa media debería ser en octubre, así que estaría entre Mediterrani (llanísima pero que le puede condicionar el viento) o Sant Cugat (que depende el trazado que diseñen puede ser bastante dura). Parat la descarto porque te caería a muy pocos días de Behobia.

      Si sigues luego haciendo tiradas largas no hace falta que añadas más medias que la de Barcelona (que además te serviría para hacerte una idea de lo que encontrarías un mes después en la Marató de Barcelona). Otra posibilidad sería Granollers + Maratest y ahí decidir si te ves con fuerzas para la Marató o mejor seguir acumulando km y experiencia y reservarte para la de Valencia ocho meses después, que también me parece un excelente lugar donde debutar.

      Cualquier duda, ya sabes. Salud!

      Me gusta

  34. Como siempre, muchísimas gracias por el interés que demuestras en cada respuesta.

    Llevo casi 2 años corriendo “en serio”, 2015 de 5-8 km y 2016 de varias 10k máximo a 49.40, aunque con paradas por lesiones, que no me han dejado debutar en media este invierno como quería.

    Así que no sé, si retrasar todo el plan un año y plantear maratón en 2019, o intentarlo en el de 2018 si hay piernas.

    Me gusta

  35. Pingback: Guía del animador y acompañante de la Marató de Barcelona: AniMarató | BLOGMALDITO RUNNING PUB

Deja un comentario (si quieres)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s