Momentos críticos de carrera: Preparados, listos, ¡ya!

Momentos Criticos Barqueta

Todo una filosofía de vida basado en el run to be free, un trillón de páginas webs y libros que te inspiran con la idea de que correr es una válvula de escape, miles de fotos colgadas en Facebook y twitter con la vocación inequívoca de romper las cadenas que nos atan a este rutinario mundo. Y entonces aterrizas en el cajón de salida y te ves corriendo en círculos cual rebaño de ovejas antes de ser trasquiladas… Suerte que siempre hay una negra que se pone a trotar en sentido contrario para comenzar ya la transición a las carreras de obstáculos.

Publicado en La bolsa del corredor.

Quédate con esta fórmula matemática: Barqueta = colapso en época de rebajas + buscar buena posición en un concierto de Justin Bieber + tomar el metro en hora punta. Y sí, es muy difícil eliminar esa latente sensación de peligro de que asome el abuelo a fregarse con la cebolleta, aunque aquí éste no tenga edad, condición ni sexo delimitado. Los cajones de salidas son un sistema de acceso y división de los corredores por sus capacidades atléticas, que, dicho sea de paso, es de lo más útil, pero que está provocando que en un futuro nos veamos cubriendo más distancia entre tu posición y la línea de salida, que entre esta última y la de meta (y no doy ideas vaya a ser que nos hagan pagar el doble por la inscripción).

Y esto me recuerda que si ya tuviste un primer contacto con la fauna runner que pulula por las pruebas populares en la feria del corredor aquí es cuando realmente se dejan ver en todo su esplendor. Que sí, que correr mola lo que no está escrito pero eso no convierte al atletismo popular en un ecosistema feliz inigualable donde pulula la bondad, el altruismo y la solidaridad. El running, como cualquier actividad masiva, es un reflejo de la sociedad y, claro, esta no se salva de tener sus manzanas podridas (pocas pero las hay). Y como todos sabemos que se disfruta mucho más discutiendo sobre villanos que de héroes voy a practicar algo tan nuestro como es la enumeración y el escarnio:

  1. El gilipuertas que trata a los voluntarios como sirvientes.
  2. El que llega tarde a la barqueta y se va colando a empujones.
  3. El listillo que intenta conseguir por otros medios lo que no han conseguido con las piernas (empezando por salir más delante de lo que le toca).
  4. El cretino que se inició hace tres meses y ya va criticando la forma física de los que debutan.
  5. Y del anterior hay otra versión aún más triste: el fashion victim que critica a otros por llevar trapos que no están a su altura.
  6. El espécimen que se cree que ese día la ciudad (o aún peor, el campo) es una zona cero donde se puede hacer cualquier tipo de fechoría al mobiliario, al entorno y a los vecinos.
  7. El que cree que una carrera es una competición con el resto de corredores y no consigo mismo, cuando realmente no hay enemigo más implacable que ese yo al que no hacemos caso.

Consejo: No pagues tus nervios y frustraciones con los voluntarios, ni focalices los fallos de organización en ellos. Una persona que trata bien a su grupeta de amiguetes runners pero fatal al que ayuda a que funcione la carrera no es buena persona. Del mismo modo que sin corredores no hay carrera, sin voluntarios tampoco, así que comienza asumir que tienen un papel tan relevante como el tuyo y que parte de tu éxito en tu reto está también en sus manos. Agradecer un avituallamiento, una indicación o sus ánimos es una buena forma de reconocer su labor.

Consejo: Si te sobrevuela o cae una camisa encima no te lo tomes como una agresión con nombres y apellidos contra tu persona. Sucede que muchos prefieren estar un poco abrigados antes de comenzar la carrera y se ponen un trapo viejo que después desechan cuando falta un par de minutos para que se dé el disparo de salida.  Y puede que muchos de ellos no tengan el don de la puntería.

Consejo: Ya sé que la ambición a veces nos puede pero siempre es mejor salir de nuestra barqueta (e incluso de la de atrás) que colarse. Aunque te parezca una minucia, si tú no eres capaza de asumir un ritmo serás un incordio para el resto y te adelantará tanta gente que acabará pesando en tu cabeza (y ya no te cuento lo que puede salir de la boca de cierto sector que parece que les vaya la vida en 10 km de distancia). Si la carrera es rápida puedes causar hasta un embotellamiento que llevará a empujones, caídas, lesiones, insultos y… dejo de contar (pero acaba en liza).

Consejo: “Pero yo corro más que todos estas tortugas”. Perfecto, hoy lo podrás demostrar y mañana, en otra prueba, ya saldrás adelante con un justificante en la mano. Piensa que el mundo de las carreras populares es como darle caña a un nuevo capítulo de la saga Zelda: por mucho que hayas jugado a los anteriores deberás de nuevo comenzar de cero e ir subiendo de nivel antes de enfrentarse al nuevo y desafiante monstruo final.

Consejo: Si no las tienes todas contigo y buscas un buen par de piernas fiables a la que seguir existe varias  técnicas chungas para hacer una criba entre guías idóneos y trolls incendiarios:

a)      La oficial: Seguir a las liebres que tengan un ritmo más cercano al tuyo.

b)      La alternativa: Quedar con un grupo de conocidos que te ayuden a llevar ese ritmo.

c)       La obvia (si fallan las anteriores). Preguntar si alguien va a ir al ritmo que quieres ir tú y negociar.

d)      La astuta. Poner el oído y escuchar las conversaciones de algunos corredores que te acompañan en la barqueta y, a partir de ahí, hacer una criba según sus declaraciones:

  • “Hoy no sé cómo me van a responder las piernas para ese sub…”. HUYE, seguro que las tiene para eso y para más pero se las da de humilde.
  • “Podemos probar a por ese sub…”. POCO FIABLE, denota que no le han dedicado el suficiente tiempo para cumplir ese objetivo.
  • “Vamos chicos, esta vez vamos a conseguir ese sub…”. IDEAL, indica que tienen un objetivo, han currado para ello y se van a ayudar para conseguirlo.

*Eso sí intenta no chupar rueda toda la carrera y si puedes ve relevando.

Consejo: Y eso me recuerda que lo de convertirse en policía poli lo dejes para las series de televisión. Que algunos parecen más pendientes de transformarse en talibanes del buen orden que en corredores con la ilusión de superar sus límites.  No somos la CIA del deporte (de eso se debería encargar la organización), tampoco ninguna patrulla de barrio (denuncia si quieres después, pero mientras no sea algo flagrante que a ti y tus compañeros de aventura realmente os  perjudique en carrera no pierdas el tiempo). Proceder a reclamar la silla eléctrica para el listillo de turno que avanza tres casillas sin comenzar el juego sólo te va a llevar a descentrarte y perder de vista tu objetivo: pasarlo bien corriendo (y quizá algún día hasta pasarlo bien sufriendo). Ah, y puede que incluso te tengas que tragar tus palabras ya que algunos corredores pueden aterrizar con dorsal de otra barqueta y tener el mismo derecho que tú de estar allí (¿te has parado a mirar si llevan una pulsera del color del cajón o que quizá en incidencias le han permitido ese beneficio?). Mejor que focalices toda esa rabia acumulada en correr más y mejor y no en mantener impolutas las tablas sagradas del running.

Consejo: En el caso que no haya barquetas debes actuar acorde  a lo que hacías cuando éramos buenos chicos y nuestras madres nos dejaba en casa solos con la cena medio preparada en el microondas, las toallas al lado de la bañera y los deberes abiertos encima de la mesa: actuar con sentido común. Si soy rápido, delante; si soy más lento, detrás. Si eres mucho más que eso, entonces llamarás al telepizza, te echarás colonia por encima para tapar el mal olor y te pondrás a darle a la pley mientras sobornas a alguien para que te regale el aprobado.

Y ahora sólo falta el mecenas de turno le de por acertar de una vez con el gatillo… Preparados, listos, ¡ya!

PRIMERA PARTE: LA INSCRIPCIÓN.

SEGUNDA PARTE: RECOGER EL DORSAL (1).

TERCERA PARTE: LA FERIA DEL CORREDOR

CUARTA PARTE: EL GRAN DÍA

QUNITA PARTE: PREPARANDO LA SALIDA

______________________________________________________

Si no has tenido aún suficiente puedes dejarte las corneas en estos otros posts:

¡Peligro! Epidemia Runner

Top Ten: excusas para no correr

Catálogo de excusas para una San Silvestre

5 Respuestas a “Momentos críticos de carrera: Preparados, listos, ¡ya!

  1. Me gusta esta entrada. En algunas ocasiones es común verte atrapado en los cajones de salida y esperar y esperar hasta que la policía confirme que todas las calles están cortadas. En esa espera, misteriosamente a todo el mundo le entran ganas de mear y ves a cientos de tipos saltando las vallas de los cajones y menado a dos metros. Qué imagen, hay algo de ritual ahí.

    Me gusta

    • Es que los corredores somos muy (demasiado) sensibles a cualquier cosa que se salga un poco de lo establecido. Lo queremos tener todo tan controlado que cuando algo no está dentro de nuestras previsiones reaccionamos así… meándonos del miedo, jeje.

      Salud.

      Me gusta

  2. Pingback: Consejos exprés para la Cursa dels Nassos | Blogmaldito Running Pub

  3. Pingback: Consejos exprés para la Cursa dels Nassos | BLOGMALDITO RUNNING PUB

  4. Pingback: Consejos exprés: Cursa dels Nassos | BLOGMALDITO RUNNING PUB